Tobillo biónico

El mundo de la tecnología, ha dado otro paso gigantesco para los hombres o mujeres biónicos, se trata de un tobillo fuerte y flexible, el único en su género.

El mundo de la tecnología, ha dado otro paso gigantesco para los hombres o mujeres biónicos, se trata de un tobillo fuerte y flexible, el único en su género.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos aprobó recientemente lo que parece ser el primer tobillo artificial que permite amplitud de movimiento de la articulación.

Conocido como Reemplazo escandinavo total de tobillo, en inglés STAR, fue aprobado en mayo tras cuatro años de estudio con 224 personas.

“La prótesis STAR es la única que tiene plataforma móvil,” señaló el Dr. Roger Mann, cirujano ortopedista de Oakland, California y co-editor del libro de texto clásico Surgery of the Foot & Ankle (cirugía de pie y tobillo) y uno de los investigadores principales del ensayo clínico que condujo a la aprobación del aparato. “Ese es uno de los factores que otorga movimiento”.

“Permite que la gente camine sin dolor”, continuó. “Estas personas realmente estaban tristes antes. Simplemente no podían desplazarse. Cada vez que intentaban caminar, sentían dolor y, debido a eso, sus actividades estaban limitadas”.

Pero ahora, según Mann, “pueden salir a caminar, ir de excursión y jugar golf, jugar tenis (siempre y cuando no exageren), esquiar y realizar todas las actividades de la vida diaria. No hay demasiada restricción”.

La Dra. Judith Baumhauer, presidenta asociada de asuntos académicos del departamento de ortopedia del Centro médico de la Universidad de Rochester describió el tobillo nuevo como algo revolucionario. “Ha habido reemplazos de tobillo en el mercado, pero los descontinuaron debido a su mal diseño”, dijo. “Esto es diferente porque tiene tres componentes”.

El tobillo STAR, diseñado en 1978 por un médico danés, le ha estado ayudando a los europeos a caminar durante los últimos diez años, más o menos.

Mann supo de otras prótesis cuando dio una conferencia sobre reemplazos de tobillo, específicamente las fusiones, durante una conferencia en Dinamarca.

“Las fusiones de tobillo funcionan bastante bien, pero no tienen mucha movilidad”, señaló Mann. “Es necesario fundir las articulaciones del tobillo”.

Ya existen reemplazos para las caderas, las rodillas, los codos, los hombres y algunas articulaciones de los dedos, aunque los tobillos han sido un reto particular.

“El tobillo es algo único por varias razones”, aseguró Mann. “Sostiene más tensión que otras articulaciones. La cadera y la rodilla tienen cerca de dos y media veces el peso corporal a lo largo de las articulaciones cuando una persona está caminando. El tobillo sostiene cuatro veces el peso corporal, por lo que tiene casi el doble de tensión en un área de cerca de dos pulgadas cuadradas. Además, no está recubierto con demasiado tejido. Parece que está ahí al aire, mientras que las caderas y las rodillas están recubiertas hasta cierto punto”.

“Las extremidades superiores no sostienen peso”, agregó Baumhauer. “La superficie de la rodilla es bastante más grande. El tobillo es bastante más pequeño. Es algo así como un cubo de Rubik”.

El tobillo STAR, que cuesta $9, 850 dólares, solo por el dispositivo, es básicamente una pieza plana de metal que se extiende a lo largo de la tibia y es sostenida por dos “barriles” atornillados al hueso. Entre las dos piezas de metal se mueven rodamientos a lo largo de una pieza de polietileno de alta densidad.

La edad promedio de los candidatos de reemplazo de tobillo es de 62, señaló Mann. La mitad son necesarios por algún tipo de trauma, como una fractura o un esguince crónico de tobillo y la otra mitad por artritis, como artritis reumatoide. Cada año se realizan alrededor de 10,000 en todo el mundo, dijo.

“Esto bien podría ser un momento importante para la ortopedia, similar a los que hemos visto con la cadera, la columna y la rodilla, cuando el estándar dorado pasó de la fusión a la artroplastía”, aseguró Mann.

FUENTES: Roger Mann, M.D., orthopedic surgeon and co-editor, Surgery of the Foot & Ankle, Oakland, Calif.; Judith Baumhauer, M.D., associate chairwoman, academic affairs, Department of Orthopedics, University of Rochester Medical Center, Rochester, N.Y.

Deja un comentario