La depresión, puede afectar a toda la familia.

Un informe presentado en Estados Unidos insta a adoptar un nuevo modelo de atención de la depresión orientado a la familia, para minimizar los riesgos y los problemas en los padres con esta condic

Un informe presentado en Estados Unidos insta a adoptar un nuevo modelo de atención de la depresión orientado a la familia, para minimizar los riesgos y los problemas en los padres con esta condición y para prevenir posibles efectos derrame sobre los hijos.

“Para romper el círculo vicioso de la depresión, debemos reorientar nuestra visión de la enfermedad a través de lentes más amplios que alcancen a toda la familia y no sólo a la persona con depresión”, señaló en una declaración preparada la psiquiatra Mary Jane England, presidente del Regis College, en Weston, Massachusetts.

“El informe describe una nueva visión de la atención de la depresión que proporcionaría servicios no sólo a los adultos, sino también a sus hijos. Para aplicarla, habrá que realizar cambios importantes en las políticas, pero los beneficios valen el esfuerzo”, agregó England.

Unos 7,5 millones de adultos con depresión conviven por año con un hijo menor de 18 años. Se estima que 15,6 millones de niños conviven con padres con depresión “mayor o grave”.

La depresión en los padres interfiere con la calidad de la crianza y aumenta la probabilidad de que los hijos sufran problemas de salud, emocionales y conductuales, advirtió un comité estadounidense de especialistas.

Existen herramientas diagnósticas y tratamientos efectivos para adultos con depresión que son promisorios para disminuir las consecuencias negativas del trastorno. Aun así, agregó el comité, sólo uno de cada tres adultos con depresión recibe tratamiento adecuado.

“Es alta la prevalencia de la depresión parental y no existe una estrategia amplia para tratar a los adultos con depresión y prevenir los problemas en sus hijos”, concluyó el comité.

Para pasar con éxito a un modelo de atención familiar de la depresión, el comité opinó que las agencias federales y estatales, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado deberán trabajar juntos para desarrollar formas no tradicionales de organizar, cubrir y proporcionar servicios.

Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Deja un comentario