Cuida tu salud cuidando tu bolsillo

La mayoría de las personas se controla en esta difícil época económica, intentando ahorrar más y gastar menos. Pero cuando se trata de la salud, ¿se puede ahorrar?

La mayoría de las personas se controla en esta difícil época económica, intentando ahorrar más y gastar menos. Pero cuando se trata de la salud, ¿se puede ahorrar?

Resulta que los expertos afirman que sí se puede, si se hace con inteligencia. Señalan que hay maneras de ahorrar dinero al mismo tiempo que se come sanamente, se mantiene la aptitud física y se recibe la atención médica necesaria.

Atención de la salud

Ahorrar en la atención de la salud es posible, pero prescindir de las revisiones y evaluaciones regulares para evitar el copago del seguro no es la manera de hacerlo, aseguró el Dr. Thomas J. Weida, profesor del Departamento de medicina familiar y comunitaria del Colegio estatal de medicina de Pensilvania.

Esas revisiones y evaluaciones tienen el objetivo de encontrar problemas de salud que, si se detectan a tiempo, costarán menos para tratar que si se les permite empeorar. “Es casi como una gotera en el baño”, apuntó Weida. “Por lo general no desaparece sola, se hace más grande. Es mucho más fácil tratar las cosas antes que después”.

Entre las estrategias que Weida sugiere para reducir los costos de atención de la salud se encuentran:

*

Plantear cambiar a medicamentos más baratos. “Si alguien toma medicamentos a largo plazo, debe hablar con el médico sobre cambiar a alternativas menso costosas, o reducir la dosis o el número de pastillas”, aconsejó. “Con frecuencia intento trabajar con los pacientes para ver qué puedo conseguirles en esas listas de recetas de $4 que algunas cadenas ofrecen”.
*

Evite el departamento de emergencias. “Eso se traga mucho dinero”, advirtió Weida. “Tener un médico de familia fijo es esencial para lograrlo. Si va a emergencias con tos y moco amarillo, casi siempre le harán una radiografía de tórax. Al tratarlo, es probable que le diga que si no mejora en unos días, me llame para tal vez tomar una radiografía. Eso se debe a que tengo el beneficio del seguimiento”.
*

Trate los resfriados y la gripe en casa. “Gran parte de lo que vemos son resfriados, virus, gripe y cosas así”, apuntó Weida. “Si no hay complicaciones, probablemente no haya que consultar a un médico. Consulte a un médico si los síntomas empeoran o son distintos”.
*

Pida consejos por teléfono. “A veces se puede solucionar la cuestión con una llamada al médico”, apuntó Weida. “Damos muchos consejos por teléfono”.

Dieta

También se puede ahorrar con la dieta. “Se puede comer sanamente con un presupuesto limitado”, apuntó Bethany Thayer, dietista registrada y vocera de la American Dietetic Association. “Solo hay que planificar y pensar un poco más”.

Los consejos de Thayer incluyen:

*

Prepare más de su comida usted mismo. “Haga todo lo que pueda usted mismo, porque las comidas empacadas son con frecuencia las más caras”, apuntó.
*

Tenga un plan para el supermercado. “No vaya al supermercado con hambre y use una lista”, aconsejó. “Son cosas que pueden ayudar a controlar”.
*

Aproveche los productos de temporada. “Los productos de temporada son un poco más baratos que los que no lo son”, aseguró Thayer. “Además, al comprar cosas que se dañan, asegúrese de comprar sólo lo que consumirá. Si algo está rebajado pero compra más de lo que consumirá, en realidad no ha ahorrado dinero”.
*

Almacene los productos no perecederos. Thayer sugiere acumular alimentos enlatados cuando están rebajados. “Las frutas y verduras pueden ser más baratas porque duran más que cuando están frescas”, dijo. “Comprar mucha comida es bueno si no se daña antes de usarla”.
*

Compre fuentes económicas de los nutrientes esenciales. “Los fríjoles son una fuente muy poco costosa de proteínas y fibra, y son muy versátiles”, aseguró Thayer. “Hay muchas variedades de fríjoles y se pueden cocinar de muchas formas”. Las palomitas de maíz y la avena son opciones poco costosas de granos, mientras que la leche en polvo descremada es una fuente barata de lácteos y “algo muy útil de tener a mano”, aseguró Thayer “Es barata y duradera. Solo hay que mezclarla cuando la necesite”.

Ejercicio

No necesita un gimnasio caro para mantenerse en forma, aseguró Michael Esco, profesor de fisiología del ejercicio de la Universidad Auburn de Montgomery, Alabama.

“La gente debe darse cuenta de que para la salud general, lo recomendable es la actividad física”, señaló Esco. “Eso es cualquier movimiento corporal que resulte en un gasto de energía. Para la salud, no hay que ir al gimnasio”.

Para mantenerse en buena forma sin gastar mucho, Esco recomienda:

*

Comprar un podómetro. Se trata de un dispositivo sencillo, que se puede comprar por menos de $20 y puede fomentar la actividad. “Los estudios han hallado que usar un podómetro hace que la gente camine una o dos millas (1.6 a 3.2 km) más por día”, aseguró Esco.
*

Compre una cuerda para saltar. “Se trata de algo poco costoso que realmente puede incrementar el ritmo cardiaco”, aseguró. “Se puede lograr un ejercicio comparable al que encontraría en un gimnasio”.
*

Compre un entrenador de bicicleta. Ese equipo convierte una bicicleta normal en una estacionaria y se puede guardar cuando no lo use. “Por $100 o menos, puede convertir una bicicleta que no usa en una bicicleta estacionaria”, apuntó Esco.
*

Use el peso de su propio cuerpo o alternativas baratas, como resistencia. “La gente puede lograr mucho haciendo lagartijas y sentadillas con el peso corporal”, apuntó Esco. Latas pesadas de verduras, botellas llenas de agua o arena y bandas elásticas baratas también pueden suministrar resistencia de peso.
*

Compre una pelota medicinal. “Se puede hacer todo tipo de ejercicio con estas pelotas: lagartijas, abdominales, sentadillas”, dijo Esco. “Cuestan poco, menos de $40”.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Thomas J. Weida, M.D., professor, Department of Family and Community Medicine, Penn State College of Medicine, and medical director, University Physicians Group, Hershey, Pa.; Bethany Thayer, R.D., Huntington Woods, Mich.; Michael Esco, instructor, Department of Physical Education and Exercise Science, Auburn University Montgomery, Montgomery, Ala.

Deja un comentario