Eyaculación precoz: lo sufre el 40% de los varones en algún momento de su vida.

La eyaculación precoz, que la Sociedad Internacional de Medicina Sexual define como un orgasmo que ocurre dentro del minuto de la penetración vaginal en la mayoría de las relaciones sexuales, puede ser u

La eyaculación precoz, que la Sociedad Internacional de Medicina Sexual define como un orgasmo que ocurre dentro del minuto de la penetración vaginal en la mayoría de las relaciones sexuales, puede ser un trastorno “muy estresante”.

Un aerosol anestésico que se aplica en el pene cinco minutos antes de tener relaciones sexuales les permite a los hombres con eyaculación precoz demorarla por lo menos seis minutos más después de la penetración, indicó una investigación.

Causa causa frustración y hace que quienes lo padecen eviten tener intimidad sexual, explicó por escrito el doctor W. Wallace Dinsmore, del Royal Victoria Hospital, en Belfast, Gran Bretaña.

Se estima que “el 40 por ciento de los hombres sufrirá eyaculación precoz en algún momento de su vida”.

Las cremas anestésicas se usaron durante mucho tiempo para tratar la eyaculación precoz, pero son molestas.

El spray PSD502 producido por Plethora Solutions Ltd., en Londres, combina dos anestésicos (lidocaína y prilocaína), que actuarían como agentes desensibilizantes y permitirían demorar el orgasmo masculino.

“El estudio demuestra que cuando se les aplicaba a los hombres el spray PSD502 en el pene cinco minutos antes de tener una relación sexual, el fármaco les mejoraba el rendimiento y la satisfacción sexual, que son factores clave en el tratamiento de la eyaculación precoz”, destacó Dinsmore.

Dinsmore, consultor e investigador de Plethora Solutions, y el doctor Michael G. Wyllie, director y accionista de la empresa, dividieron a 300 hombres de 35 años en promedio que padecían eyaculación precoz en dos grupos.

Al azar, uno usó el aerosol PSD502 y el otro, un placebo durante tres meses. Cada vez que una pareja tenía relaciones sexuales durante el estudio, usaba un cronómetro para medir el tiempo entre la penetración vaginal y el orgasmo.

Según publica British Journal of Urology (BJU) International, ese tiempo aumentó de 0,6 a 3,8 minutos en el grupo tratado con el spray y a 1,1 minutos en el grupo de control.

Los participantes pudieron durar unas 6,3 veces más después de la penetración cuando usaban el spray, mientras que el grupo placebo duró unas 1,7 veces más.

A los tres meses del estudio, el 90 por ciento de los hombres tratados con el spray pudo demorar el orgasmo más de un minuto después de la penetración, a diferencia del 54 por ciento del grupo de control.

El 74 por ciento de los hombres tratados con el aerosol duró más de dos minutos antes del orgasmo, a diferencia del 22 por ciento de los controles.

A los tres meses, el 62 por ciento de los hombres tratados con el spray describió sus orgasmos como ‘buenos’ o ‘muy buenos’, comparado con el 20 por ciento que lo había hecho antes del inicio del estudio.

En el grupo de control, esas cifras eran levemente más bajas al final del estudio (el 19 por ciento) que al inicio (el 21 por ciento).

No se detectaron efectos secundarios graves durante el estudio. Cinco hombres y seis mujeres del grupo tratado con el spray y un hombre del grupo de control informaron reacciones asociadas con el tratamiento.

Los problemas más comunes fueron la pérdida de la erección y sensación de quemazón vaginal.

FUENTE: BJU International, abril del 2009

Deja un comentario