El cáncer de páncreas cobra la vida del ciclista Laurent Fignon

El cáncer de páncreas, uno de los tumores malignos más agresivos del cuerpo humano cobró la vida del ciclista francés Laurent Fignon.

El cáncer de páncreas, uno de los tumores malignos más agresivos del cuerpo humano cobró la vida del ciclista francés Laurent Fignon.

Bicampeón del Tour de France, en 1983 y 1984, el cliclista y comentarista de deportes enfrentó el cáncer de páncreas.

El páncreas es una glándula con dos funciones principales, producir jugos que ayudan a descomponer los alimentos, así como generar dos hormonas que nivelan el azúcar en la sangre.

Se le considera una de las neoplasias de mayor incidencia, pues es la cuarta causa de muerte por cáncer.

El cáncer de páncreas es un padecimiento difícil de detectar en etapas tempranas, pues rara vez se acompaña de síntomas y cuando ocurren la enfermedad ya se diseminó a otros órganos.

Incluso, en muchas ocasiones los síntomas se confunden con los de otros padecimientos. Y es que entre estos signos, se encuentran la coloración amarillenta de piel y ojos, que puede atribuirse a problemas hepáticos, así como pérdida de peso y apetito, fatiga y dolor en abdomen y espalda.

Por ello el diagnóstico de cáncer de páncreas se basa en un historial clínico, así como estudios de imagen como tomografía computarizada, ultrasonido y resonancia magnética. Sin embargo el diagnóstico se confirma mediante la toma de una biopsia que el patólogo analizará para determinar la presencia de células malignas.

El cáncer de páncreas es un padecimiento que puede controlarse cuando se le detecta en las etapas tempranas. De lo contrario, existen pocas expectativas para el paciente y los especialistas solo pueden dar cuidados paliativos.

El tratamiento depende del avance de la enfermedad y puede ser quirúrgico, ya sea para extirpar el tumor por completo, o de tipo paliativo, es decir, cuando ya se diseminó se busca aliviar los síntomas y prevenir las complicaciones. El tratamiento médico también puede incluir radioterapia o quimioterapia.

Por fortuna hoy en día existen nuevos fármacos que están diseñados especialmente para actuar en contra de las partes específicas de las células cancerosas, lo que permite alcanzar mejores resultados y con menos efectos secundarios. Estos medicamentos reciben el nombre de “terapia biológica”.

Deja un comentario