Nuevo método de detección de tricomonosis

La tricomonosis es una infección humana producida por unos protozoos
flagelados pertenecientes al género Trichomonas, que se localizan
en la cavidad bucal

Si bien la tricomonosis no es una enfermedad crónica ni mortal, puede generar problemas mayores, dado que una persona con una infección persistente puede presentar infertilidad, partos prematuros o tener hasta 5 veces más  posibilidades de infectarse con el  VIH SIDA. 
Ante 140 mil casos anuales de “tricomonosis”, una enfermedad de transmisión sexual, científicos del Cinvestav diseñaron una prueban de diagnóstico rápida y de bajo costo.

La investigación encabezada por la Dra. Rossana Arroyo Verástegui, investigadora adscrita al Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Cinvestav, el protocolo precisa que la “tricomonosis” es una infección de transmisión sexual que tiene como principales síntomas la vaginitis, cervicitis o uretritis y en el caso del hombre la prostatis.

También, advierten los cientificos del Cinvestav, que la tricomonosis es un factor de riesgo para el cáncer cérvico-uterino en el caso de la mujer y cáncer de próstata en el caso del hombre.

La tricomonosis se considera como una de las infecciones de transmisión sexual  más comunes, el problema en México es que como la enfermedad presenta pocos síntomas no se encuentra dentro del Sistema de Vigilancia Epidemiológico, porque era considerada una infección de poca importancia ya que no causa muertes.

Esta infección puede generar otras enfermedades graves y se le considera como un problema de salud pública dado que hasta un 50% de los pacientes no saben que padecen la enfermedad.

El panorama obliga a la creación de una metodología nueva, que permitiera detectar a las personas asintomáticas para darles un tratamiento adecuado.

El paquete de pruebas rápidas de los investigadores se basa en un sistema de reacciones inmunológicas, donde se extrae sangre a la persona para buscar anticuerpos que reconozcan estos marcadores, además, los costos son bajos porque producir los antígenos recombinantes en bacterias es de lo más económico, lo más costoso es la purificación, pero las cantidades que se ocupan por muestra son bajas;  entonces, el gasto en la purificación de grandes cantidades de la proteína o del marcador se contrarresta por las bajas cantidades que se requieren para la prueba.

Los resultados de  la prueba se tendrán el mismo a día, a diferencia del cultivo que es “el estándar de oro”, que puede llevar hasta 10 días para el diagnóstico; es una prueba más rápida y más económica; el ahorro también se presenta por la detección de la enfermedad a tiempo.

El Cinvestav propone que la prueba pueda adoptarse en todos los sistemas de salud del país incorporándola al cuadro básico de diagnóstico de medicina preventiva, como el Papanicolaou.

Deja un comentario