Mito o realidad: Pastillas para la inteligencia

7 abril, 2011
Los neuroestimulantes son usados por algunos para potenciar su capacidad intelectual, aunque las indicaciones de estas sustancias son para trastornos específicos.

¿Puede una simple pastilla aumentar ilimitadamente nuestra capacidad cerebral?

En cierta forma, sí.  Ya existen medicamentos  que ayudan a mejorar la memoria y la capacidad de concentración, lo que les ha valido el nombre de “drogas inteligentes”.

En el Reino Unido, por ejemplo, una de las “drogas inteligentes” más populares es el modafinilo, que es empleado por numerosos estudiantes para lidiar con la fatiga durante la temporada de exámenes.

Diseñado originalmente para tratar la narcolepsia, el medicamento se volvió popular entre diferentes grupos gracias a su capacidad para hacer que la gente se sintiera más despierta y alerta.

Algunos neuroestimulantes, como el modafinilo, ayudan a mejorar el desempeño en procesos complejos de planificación o solución de problemas.

Los militares lo emplean para mantener despiertos a los soldados durante operaciones de combate, y su uso también se ha extendido entre aquellos profesionales que trabajan turnos nocturnos y largos, como médicos, enfermeras y pilotos.Se dice que también es popular entre los académicos que tienen que viajar entre continentes con diferentes husos horarios.

Bárbara Sahakian, investigadora y profesora de neuropsicología clínica en la Universidad de Cambridge, por su parte, encontró que el 17% de los alumnos en varias universidades de EE.UU. admiten haber usado el estimulante metilfenidato. Este medicamento fue diseñado para tratar a niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), maximizando su capacidad de aprendizaje.

Una encuesta practicada por la revista Nature entre 1.400 adultos,  encontró que uno de cada cinco había consumido metilfenidato, modafinilo o beta-bloqueadores, y no para tratar alguna condición médica, sino para mejorar su concentración o su memoria.

Los estudios demuestran que algunos neuroestimulantes como el modafinilo ayudan a mejorar el desempeño en procesos complejos de planificación o solución de problemas, concretamente las funciones ejecutivas que tiene lugar en la parte frontal del cerebro, explicó la profesora Sahakian.

El modafinilo también mejora algunas ramas de la memoria y el metilfenidato mejora específicamente la memoria de trabajo.

Aunque los científicos aún no saben cómo trabajan estas drogas para aumentar la capacidad cognitiva, no debe sorprender que el uso de “drogas inteligentes” esté aumentando. Después de todo, prometen algo atractivo e interesante: la posibilidad de sentirse tan alertas y volverse tan eficientes como sea posible, cuando se requiera.

E incluso si sólo aumentan la capacidad de memoria en un 10%, como algunos sugieren, ese porcentaje bien puede representar la diferencia entre aprobar o reprobar un examen, o entre una buena calificación y otra todavía mejor.

Pero, ¿hacen estas pastillas algo que no haga la cafeína?

El profesor John Harris, quien es el director del Instituto para la Ciencia, la Innovación y la Ética de la Universidad de Manchester, cree que estas sustancias dan una ventaja a quienes las consumen.

Tienen un efecto similar al del trabajo duro y el café, y el mismo efecto que  produce el ejercicio físico. Todos son, en cierta medida, potenciadores cognitivos.

Consumir modafinilo puede ayudar a algunos a vencer el cansancio y a hacer mejor su trabajo, la droga no es capaz de convertir a nadie en un Albert Einstein de la noche a la mañana. Si no eras un genio antes, no lo vas a ser después de tomarla. No te hace más inteligente.

Pero hay que tener en mente que todos los medicamentos tienen efectos colaterales y en este caso, todavía no está claro qué tan seguros son estos estimulantes. Las implicaciones de su consumo a largo plazo aún no han sido estudiadas a fondo. La gente que las compra con el propósito de potenciar su capacidad cognitiva sólo puede obtenerlas a través de Internet, y nunca se puede estar 100% seguro de lo que está comprando, de los ingredientes y de las reacciones adversas que pueden generar cuando se consumen junto con otros medicamentos, según advirtió un portavoz de la organización británica DrugScope.

Tampoco se sabe qué tan adictivas pueden ser. Los expertos creen que el modafinilo no causa adicción, pero DrugScope teme que el uso regular de la droga pueda generar cierta dependencia.

La organización recomienda a los usuarios de cualquier droga inteligente discutir su consumo con sus médicos de cabecera.

Las autoridades deben considerar los posibles efectos negativos de los estimulantes cognitivos y tomar medidas al respecto. Las universidades necesitan desarrollar políticas sobre su uso, establecer qué es aceptable y qué no.

Mientras eso no pase, la gente va a continuar tomándolas para aprobar exámenes y combatir el cansancio, simplemente porque lo pueden hacer.

Pero aunque la posibilidad de poder usar el cerebro a fondo -sin límites- es sin duda atractiva, también tiene sus riesgos y puede crear complicaciones.

Hoy en día los medicamentos citados anteriormente tienen sus indicaciones terapéuticas y no se recomienda su consumo con otros fines. Además es necesario consultar al neurólogo antes de consumirlos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Calcula tu Índice de Masa Corporal Calcula tu fecha estimada de parto
Índice de enfermedades
El rincon de las consultas