Las cucarachas: enemigos de asmáticos y alérgicos.

Una nueva estrategia de control de cucarachas que incluye el uso mínimo de pesticida es mucho más efectiva que el enfoque estándar de utilización regular y masiva de insecticidas poderosos, lo que ayu

Una nueva estrategia de control de cucarachas que incluye el uso mínimo de pesticida es mucho más efectiva que el enfoque estándar de utilización regular y masiva de insecticidas poderosos, lo que ayudaría a proteger a los pacientes asmáticos.

La exposición a los alergenos de las cucarachas favorece la aparición y el agravamiento del asma infantil.

El equipo del doctor Coby Schal, de la North Carolina State University, en Raleigh, había demostrado que una estrategia llamada manejo integrado de pestes (MIP) da mejor resultado que el uso indiscriminado y regular de aerosoles para controlar infestaciones con cucarachas y reducir los niveles de esos alergenos en los edificios de departamentos.

Ese fue el hallazgo principal, indicó Schal, porque los esfuerzos por controlar a los insectos no habían dado buenos resultados.

El MIP incluye la inspección y el control de las poblaciones de cucarachas, la identificación de “puntos claves” de infestación y el uso de pesticidas según sea necesario.

Los pesticidas utilizados están orientados más específicamente a los insectos y tienden a ser menos dañinos para las personas, a diferencia de los insecticidas de amplio espectro utilizados en el manejo tradicional de pestes.

Por ejemplo, las trampas pegajosas deberían colocarse dentro de las alacenas, fuera del alcance de los niños. Luego, el alergeno de la cucaracha se elimina del lugar al aspirar el polvo, los insectos muertos y sus desechos, y al limpiar toda otra superficie que podría albergar el alergeno.

El control estandarizado de pestes incluye la aplicación de poderosos pesticidas en aerosol en ciertos lugares de la casa (por ejemplo, alrededor de los muebles) para que los insectos crucen por los residuos cuando salen de noche en busca de alimento. Pero ese método también expone a las personas, en especial a los niños pequeños.

El equipo comparó seis escuelas en dos distritos distintos, que usaban métodos estandarizados de control de pestes, y siete instituciones de un distrito que usaban MIP.

En ese segundo grupo de escuelas, no había cucarachas atrapadas en las trampas y tenían concentraciones mucho más bajas de sus alergenos.

Mientras que en las instituciones que usaban MIP el alergeno de cucaracha era casi indetectable en el polvo, en el otro grupo de escuelas se detectaron alrededor de 30 partículas por gramo de polvo.

Eso sigue siendo un nivel bastante bajo, dijo Schal; los lugares con infestaciones activas de cucarachas llegarían a cientos o miles de partículas por gramo, y una sola cucaracha puede producir 1.500 unidades de alergeno por día.

En Carolina del Norte, todas las escuelas deberán usar MIP para el 2011 y otros estados están analizando adoptar la misma medida.

Schal comentó que fue agradable ver que las escuelas que usaban el MIP lo hacían adecuadamente, sin ayuda de científicos ni agentes de extensión agropecuaria. “El manejo integrado de pestes están funcionando muy bien en el sector público”, indicó.

Si bien el MIP es inicialmente más costoso que las técnicas de manejo estandarizado de pestes, el autor señaló que los costos son adecuados para los presupuestos escolares.

FUENTE: Journal of Medical Entomology, mayo del 2009

Deja un comentario