Cojines posicionadores para bebés, son peligrosos

Utilizar un posicionador para sostener a un bebé boca arriba o de costado es peligroso e innecesario

Los padres no deben usar los “cojines posicionadores para bebés” (también conocidos como “posicionadores para dormir”) comercialmente disponibles, a menos que el pediatra los recete. Los dispositivos se han asociado con muertes por asfixia, advierten las autoridades de salud de EUA.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EUA, publicaron un informe que detalla un caso de esta naturaleza, e incluye hallazgos de la Comisión de Seguridad de los Productos del Consumidor, que ha documentado 13 muertes relacionadas con los posicionadores para dormir en un periodo de trece años.

Los cojines posicionadores para bebés plantean un grave riesgo de asfixia, asegura Michelle Bolek, vocera de la Administración de Drogas y Alimentos de EUA.

La FDA no conoce ninguna evidencia que muestre que los beneficios de los cojines posicionadores para bebés superen el riesgo de asfixia, y la FDA nunca aprobó los cojines posicionadores para bebés para prevenir ni reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante.

En varias de estas muertes, los bebés fueron colocados de lado con un posicionador para dormir en un intento mal informado de prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), según el informe, que aparece en la revista Morbidity and Mortality Weekly Report.

Otras muertes resultaron cuando se usaron posicionadores para prevenir el reflujo, para mantener elevada la cabeza del bebé, para evitar que el bebé se diera la vuelta y para prevenir el aplanamiento del cráneo del niño.

Esas muertes ocurrieron a pesar de un aviso en el dispositivo, que advierte que no se debe seguir usando el posicionador una vez el bebé comienza a moverse durante el sueño, o este producto debe usarse si el pediatra ha recomendado que su bebé duerma de lado.

Los dispositivos solo tienen una utilidad limitada, muy pocos bebés se benefician del uso de los cojines posicionadores, por ejemplo, un bebé con parálisis cerebral que tenga dificultades para tragar quizás necesite un cojín posicionador para dormir. No es probable que esos bebés se salgan del dispositivo porque no se mueven con normalidad, como resultado de su discapacidad.

Según Bolek, la Comisión de Seguridad de los Productos del Consumidor de EUA. y la FDA advierten a los padres y a los proveedores de cuidados infantiles que:

•Dejen de usar cojines posicionadores para bebés. Usar un dispositivo para mantener al bebé en una postura particular es peligroso e innecesario.
•Nunca coloquen almohadas, dispositivos de posicionamiento, edredones o mantas debajo del bebé o en la cuna.
•Siempre coloquen a un bebé de espaldas de noche y en las siestas.
Los bebés siempre deben dormir de espaldas en una superficie firme, los padres no deben añadir nada al área en que duermen que pueda provocar asfixia potencialmente. Esto incluye almohadas, peluches, cabezales o edredones. 

Fuente:Morbidity and Mortality Weekly Report

Deja un comentario