Insuficiencia Cardiaca Congestiva

La insuficiencia cardíaca congestiva se produce cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre rica en oxígeno a las células del organismo.

La insuficiencia cardíaca congestiva, se produce cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre rica en oxígeno a las células del organismo. El débil bombeo del corazón permite que se acumule líquido en los pulmones y otros tejidos del cuerpo, a esta condición, se le conoce como “congestión”.

La Insuficiencia cardiaca congestiva, es generalmente un proceso lento que empeora con el tiempo, es posible no tener síntomas durante muchos años, esta lenta manifestación y progresión de la insuficiencia cardiaca congestiva se produce debido a los esfuerzos del corazón por compensar por su debilitamiento gradual.

En México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Cardiología, 3 millones de personas mayores de 40 años, padecen Insuficiencia Cardiaca Congestiva, cada año, se reportan alrededor de 250 mil nuevos casos en todo el país.

Los síntomas permiten determinar qué lado del corazón no funciona adecuadamente, si el lado izquierdo del corazón no funciona bien, se le denomina insuficiencia cardiaca izquierda, y se acumulan sangre y mucosidades en los pulmones. Por lo regular, el paciente pierde fácilmente el aliento, se siente muy cansado y tiene tos particularmente por la noche. En algunos casos, los pacientes expulsan saliva con sangre al toser.

Si el lado derecho del corazón no funciona bien (se le denomina insuficiencia cardíaca derecha) y se acumula líquido en las venas porque la sangre circula más lentamente. Los pies, las piernas y los tobillos comienzan a inflamarse, a esta condición se le conoce como “edema”. A veces el edema puede extenderse a los pulmones, el hígado y el estómago. Debido a la acumulación de líquido, el paciente tiene la necesidad de orinar con mayor frecuencia, por lo regular en las noches. El cúmulo de líquido también afecta a los riñones, reduciendo su capacidad para eliminar el sodio, es decir la sal, y el agua, lo cual puede dar lugar a una insuficiencia renal. Cuando se trata la insuficiencia cardiaca congestiva, los riñones generalmente vuelven a funcionar.

A medida que la insuficiencia cardíaca empeora, el corazón se debilita y comienzan a manifestarse los siguientes  síntomas:

.- Dificultad para respirar o permanecer acostado, porque se pierde fácilmente el aliento.
.- Cansancio, debilidad e incapacidad para hacer ejercicio o realizar actividades físicas.
.- Aumento de peso, debido al exceso de líquido.
.- Dolor en el pecho.
.- Falta de apetito o indigestión.
.- Venas inflamadas en el cuello.
.- Piel fría y húmeda.
.- Pulso rápido o irregular.
.- Agitación, confusión, falta de concentración y problemas de la memoria.

Las personas con más de 40 años de edad, tienen una probabilidad de 1 en 5 de tener insuficiencia cardíaca congestiva. Haber sufrido un infarto agudo del miocardio, aumenta la posibilidad de manifestar una insuficiencia cardiaca congestiva, al igual que padecer algún otro trastorno cardiovascular. Algunos factores de riesgo son:

.- Ataques cardíacos previos
.- Enfermedad arterial coronaria
.- Presión arterial alta
.- Latidos irregulares (lo que se conoce como arritmia)
.- Enfermedad valvular cardíaca (especialmente en las válvulas aórtica y mitral)
.- Cardiomiopatía (enfermedad del músculo cardíaco)
.- Defectos cardíacos congénitos (defectos de nacimiento)
.- Abuso de alcohol y drogas

La presencia de edema y la falta de aliento, pueden hacer sospechar al especialista de que se trata de una insuficiencia cardiaca congestiva. Sin embargo, deben realizarse diversos estudios para confirmar el diagnóstico:
• Con un estetoscopio, el médico deberá auscultar el pecho para tratar de detectar los estertores crepitantes que indican la presencia de líquido en los pulmones, el sonido característico de válvulas defectuosas, que se conoce como “soplo cardíaco” o la presencia de latidos muy rápidos. Dando sobre el pecho ligeros golpes con los dedos, el especialista podrá determinar si hay líquido acumulado.

• Una radiografía de tórax puede mostrar si el corazón está agrandado y si hay líquido en los pulmones o alrededor de ellos.

• Puede realizarse una electrocardiografía (ECG) para detectar latidos irregulares (arritmia) y estrés cardíaco. La electrocardiografía también puede indicar si el paciente ha sufrido un ataque al corazón.

• Puede realizarse una ecocardiografía para evaluar el funcionamiento de las válvulas, el movimiento de la pared cardíaca y el tamaño del corazón.

• Otras técnicas imagenológicas, tales como la ventriculografía nuclear y la angiografía, permiten confirmar el diagnóstico y determinar la gravedad de la enfermedad cardíaca.

La insuficiencia cardíaca puede afectar el lado derecho, el lado izquierdo o ambos lados del corazón.

Cuando el lado derecho del corazón comienza a funcionar con menos eficiencia, no puede bombear mucha sangre a los vasos de los pulmones. Debido a la congestión del lado derecho del corazón, el flujo sanguíneo comienza a retroceder a las venas. Con el tiempo, la retención de líquido provoca hinchazón en los pies, los tobillos, los párpados y el abdomen.

Cuando el lado izquierdo del corazón deja de funcionar adecuadamente, éste no puede bombear sangre al cuerpo con eficacia. La sangre comienza a acumularse en los vasos de los pulmones y éstos se estresan. La respiración se acelera y se torna más dificultosa. Además, el cuerpo no recibe la suficiente sangre para satisfacer sus necesidades, esto se traduce en fatiga y crecimiento deficiente.
Bajo estas circunstancias, puede sobrevenir la muerte en cualquier momento.

Existen diversos tratamientos que ayudan a reducir el esfuerzo del corazón, entre ellos, los cambios en el estilo de vida, los medicamentos, las intervenciones transcatéter y la cirugía.

Cambios en el estilo de vida:
.- Dejar de fumar
.- Controlar la presión sanguínea, los niveles de colesterol y la diabetes.
.- Una dieta específica, baja en calorías, grasas saturadas y sal.
.- Limitar el consumo de alcohol.
.- Limitar el consumo de líquidos.
.- Hacer ejercicio

Los estudios demuestran que los medicamentos también ayudan a mejorar el funcionamiento del corazón, permitiendo al paciente hacer ejercicio y disfrutar de otras actividades físicas más fácilmente. Por lo regular se deben consumir ciertos medicamentos:

.- Diuréticos, que ayudan a eliminar el líquido excesivo del organismo.
.- Inotrópicos, tales como la digital, que aumentan la capacidad de bombeo del corazón.
.- Vasodilatadores, tales como la nitroglicerina, que abren los vasos sanguíneos estrechados.
.- Bloqueadores de los canales del calcio, que mantienen abiertos los vasos sanguíneos y disminuyen la presión arterial.
.- Betabloqueadores, que han demostrado ser eficaces para aumentar la capacidad de hacer ejercicio y mejoran los síntomas con el tiempo.
.- Inhibidores de la ECA (enzima convertidora de angiotensina), que disminuyen la presión arterial bloqueando una enzima del organismo que estrecha los vasos sanguíneos. Si los vasos sanguíneos se relajan, disminuye la presión arterial y puede llegar al corazón un volumen mayor de sangre rica en oxígeno.
.- Bloqueadores de los receptores de la angiotensina II, que mantienen los vasos abiertos y en consecuencia bajan la presión

Intervenciones transcatéter

Angioplastia: Un procedimiento realizado por cardiólogos intervencionistas para abrir las arterias estrechadas. Se realiza utilizando un tubo largo y delgado denominado «catéter» que lleva un pequeño globo (o balón) en la punta, el cual se infla en el lugar de la obstrucción de la arteria para comprimir la placa contra la pared arterial.

Implantación de stent: Se realiza junto con la angioplastia con balón. El stent es una malla metálica de forma tubular que se implanta en la zona de la arteria obstruida por placa. El stent, montado sobre un catéter que tiene un globo en la punta, se introduce por la arteria y se ubica en el lugar de la obstrucción. A continuación, se infla el globo, lo cual abre el stent. Luego se retira el catéter con el globo desinflado, dejando el stent en su lugar. El stent abierto mantiene abierta la arteria e impide que ésta se contraiga.

Tratamiento con fármacos inotrópicos: Aumenta la capacidad de bombeo del corazón. El medicamento se administra a través de un pequeño catéter que se coloca directamente en una arteria.

Procedimientos quirúrgicos:

Reparación o reemplazo de válvula cardíaca
Implantación de marcapasos
Corrección de defectos cardíacos congénitos
Bypass coronario
Dispositivos de asistencia mecánica
Trasplante de corazón

La mejor manera de prevenir la insuficiencia cardíaca es tener hábitos de vida sana que reduzcan las probabilidades de padecer una enfermedad cardiovascular. También es importante averiguar si uno tiene algún factor de riesgo que contribuya a la insuficiencia cardíaca, tal como hipertensión arterial o enfermedad arterial coronaria. Para muchos pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva, las intervenciones transcatéter son un tratamiento eficaz.

Los pacientes deben seguir cuidadosamente los consejos del especialista, para mejorar y conservar su calidad de vida.

Deja un comentario