Resultados del informe anual “Trouble in Toyland” cita juguetes peligrosos

Siguen existiendo juguetes peligrosos, algunos fabricantes pasan por alto los productos o sustancias químicas con las que elaboran algunos juguetes, estas sustancias son altamente peligrosas para nuestros hijos

Los coches de juguete con partes tan pequeñas que los niños pueden tragar, un “robot” de plástico con unos niveles excesivos de plomo, y una bocina de juguete de tal potencia que podría dañar el oído de un niño son apenas algunos de los juguetes peligrosos que aparecen en informe “Trouble in Toyland”, del Grupo de Investigación en el Interés Público (Public Interest Research Group, PIRG) de EUA.

Este tipo de juguetes siguen a la venta en tiendas por todo EUA, y los padres deben tener cuidado cuando hagan sus compras navideñas, según el informe anual Trouble in Toyland.

Se debe confiar en la seguridad de los juguetes que compramos. Sin embargo, hasta que sea así, los padres deben estar pendientes de los peligros comunes cuando compren juguetes, señala en un comunicado de prensa la Sra.  Nasima Hossain, defensora de salud pública del Grupo de Investigación en el Interés Público.

Para el informe, el personal del  del Grupo de Investigación en el Interés Público, compró juguetes en tiendas y evaluó su contenido de plomo, cadmio y ftalatos, que se ha mostrado plantean una grave amenaza para la salud de los niños pequeños.

Los investigadores hallaron juguetes que contenían ftalatos, además de juguetes con niveles de plomo superiores al límite de 100 partes por millón. También hallaron juguetes que excedían los estándares recomendados de ruido y que son potencialmente peligrosos para el oído de los niños.

A pesar de la prohibición de partes pequeñas para los niños menores de tres años, los investigadores también hallaron juguetes que siguen planteando un peligro de atragantamiento.

Según el Grupo de Investigación en el Interés Público , los padres deben estar atentos a estos juguetes, entre otros:

•Los coches “Dragster”: estos minúsculos coches, comprados en Toys R Us y fabricados por Z WindUps, tienen una cinta de tracción de goma en las ruegas que puede soltarse y ahogar a un niño si se la traga.
•El “Super Play Food Set”: la comida plástica en miniatura es fabricada por Geoffrey LLC, subsidiaria de Toys R Us. El PIRG advierte que la comida de juguete plantea un peligro especial [de ahogamiento] porque parece como si se pudiera comer.
•El “Morphobot”: fabricado por GreenBrier International y comprado en una tienda Dollar Tree, el minúsculo robot contiene 180 partes por millón (ppm) de plomo, lo que viola el estándar actual de 100 ppm de plomo” para los juguetes, advirtió el Grupo de Investigación en el Interés Público.
•La mochila de “Dora la Exploradora”: según el Grupo de Investigación en el Interés Público la mochila, fabricada por Global Design Concepts y comprada en una tienda Target, contiene ftalatos. El nivel de ftalatos no es suficientemente alto como para violar los estándares federales, pero el producto debería llevar una etiqueta de advertencia.
•La bocina/rueda de coche “Car Wheel/Horn”: este producto de Toy State, comprado en Toys R Us, hace un ruido que supera el nivel de 80 decibeles que los expertos consideran seguro para los oídos de los pequeños.
Este año, los juguetes que contienen minúsculos imanes plantean un peligro particular.

El informe Trouble in Toyland advierte a los padres y a los consumidores sobre los peligros de los imanes de alta potencia, como los que se venden en sets de cien o más, y sobre las lesiones gastrointestinales potencialmente letales provocadas al tragarlos, señala el Dr. Bryan Rudolph, gastroenterólogo pediátrico del Hospital Pediátrico Montefiore en Nueva York y miembro de la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas..

El creciente número de lesiones con imanes en niños y adolescentes sugiere que la venta de imanes de alta potencia debe prohibirse. Mientras tanto, la mejor defensa contra la ingestión de imanes de alta potencia es asegurarse de que no estén en los lugares en que los niños viven, visitan o juegan.

El mensaje es claro, los padres deben tener cuidado al comprar juguetes para sus hijos.

 Fuente: 2012 Trouble in Toyland report

Deja un comentario