Tanorexia – Adicción al bronceado

Los tanoréxicos experimentan una pérdida del control de sus límites, sin poder parar el proceso de bronceado una vez que la piel ya está morena.

Investigadores de la División Médica de la Universidad de Texas en Galveston han encontrado evidencias que pueden explicar por qué las personas continúan tomando el sol y frecuentando los salones de bronceado en exceso, a pesar de estar conscientes de que esta práctica es peligrosa. Usando criterios  que se emplean para detectar el alcoholismo y la dependencia de las drogas, han determinado que esa conducta reiterativa de broncearse puede ser el producto de un tipo de adicción.

Los dermatólogos hablan a menudo sobre las personas que padecen adicción al sol, (Tanorexia), personas que saben que el bronceado no es bueno para ellas, pero parece que no pueden dejar de broncearse, explica el Dr.  Richard Wagner , autor principal del estudio que tiene como coautores a a la Dra. Molly M. Warthan y al Dr. Tatsuo Uchida. Es interesante que modificando ligeramente las herramientas usadas para identificar trastornos relacionados con ciertas substancias, se pueden  ver similitudes objetivas entre estas alteraciones y el comportamiento de quienes se broncean con regularidad.

Wagner y Warthan realizaron una serie de preguntas a 145 visitantes habituales de las playas de Galveston, como “¿Intenta usted pasar menos tiempo exponiéndose al sol, pero no lo consigue?” y “¿Piensa usted que necesita pasarse cada vez más tiempo al sol para mantener su bronceado perfecto?”.

Las entrevistas estaban divididas en dos partes, con cuatro preguntas iniciales a las que debían responder Sí o No, derivadas de las usadas en una encuesta estándar de cuatro preguntas para identificar el abuso o dependencia del alcohol. Otras siete preguntas estaban basadas en los siete criterios para el diagnóstico de los trastornos relacionados con sustancias, que se exponen en la cuarta edición del manual para la diagnóstico de trasntornos mentales (DSM-IV), de la Asociación Psiquiátrica Estadounidense.

Según los criterios adaptados de la encuesta para la detección del alcoholismo, el 26 % de los entrevistados fueron clasificados como -personas dependientes del bronceado por luz ultravioleta (UVL)- .Los criterios del manual para el diagnóstico de trastornos mentales (DSM-IV), de la Asociación Psiquiátrica Estadounidense indicaron una proporción aún mayor de asistentes a playas con dependencia del bronceado: un 53 %

El Dr. Wagner reconoce que la noción de adicción al bronceado es nueva (tanorexia), y que él y sus colegas no sabían a dónde les llevaría su estudio, pese a que ya ha habido evidencia proveniente de otros estudios, sugiriendo que el bronceado incrementa la producción de endorfinas, lo que puede provocar adicción.


Deja un comentario