Niños Bajos, a que se debe su Baja Estatura

Los padres de familia no deben esperar más tiempo del prudente, entre mas cercano se encuentre el niño del periodo de la pubertad, mas disminuyen las probabilidades de ayuda

La talla es uno de los aspectos más destacados de nuestro físico y por ello, puede tener importancia social. Muchos padres comentan a su pediatra: ” Creo que mi hijo se está quedando pequeño. Cuando lo veo con sus compañeros de clase es de los más bajos”. Es normal que este aspecto preocupe a los padres. Sin embargo, en la mayoría de los casos la talla del niño se encontrará en los límites considerados como normales. La estatura entre niños de la misma edad puede variar en varios centímetros, ya que son varios los factores que influyen en la talla.

Los factores más importantes que influyen en la talla son los siguientes:

Factores genéticos. La talla de los dos padres influye por igual en la talla de su hijo y nos orienta, sobre la talla que puede alcanzar el niño.
Factores hormonales. Aunque son varias las hormonas que intervienen en el crecimiento, la llamada hormona de crecimiento es la más conocida. Sus déficits graves son raros y generalmente se asocian a otros problemas.

Sexo y edad de comienzo de la pubertad. La edad en la que se inicia el desarrollo sexual, ( aparición de vello en el pubis, en la axila, etc.) o pubertad, tiene importancia porque es en esta etapa de la vida donde tiene lugar el llamado “estirón” del crecimiento. Guarda relación con el sexo del niño porque en las niñas, el “estirón” del crecimiento ocurre antes que en los niños, cuando las niñas están poco desarrolladas y crecen menos centímetros que los niños. En los niños el  estirón  ocurre más tarde, en fases más avanzadas del desarrollo sexual y crecen más centímetros. En los meses previos al  estirón el niño puede crecer poco.
Nutrición y enfermedades. Cualquier alteración en la alimentación del niño o enfermedad importantes, puede afectar su crecimiento.

Todos estos factores explican porque por ejemplo en una misma clase pude haber niños que parezcan más altos pero que ya hayan iniciado el desarrollo sexual y el “estirón”, y niños más bajos pero sin desarrollo y que todavía tienen que crecer mucho.

El pediatra realiza la medición del niño y compara su talla con la de otros niños de su misma edad, sexo, y zona geográfica. Para ello utiliza las gráficas de crecimiento. Estas gráficas se elaboran estudiando las tallas de un gran número de niños en diferentes edades. En sentido estricto hablamos de talla baja cuando ésta se encuentra por debajo de la curva que marca el límite inferior de la normalidad. Sin embargo, hay que considerar que una medición aislada no tiene valor. Por eso, el pediatra mide a los niños en los todos los controles de salud y ve la curva de crecimiento o percentil que sigue el niño y puede detectar posibles problemas:

Si la curva del niño se encuentra por debajo de los límites normales. Sin embargo, es importante destacar que aunque la talla del niño se encuentre por debajo de este percentil, si el niño crece a buen ritmo, siguiendo su curva, no tiene por que tener ningún problema.
Si existe una disminución del ritmo o velocidad de crecimiento (centímetros al año que tiene que crecer el niño en función de su edad.)
Si la curva de crecimiento habitual del niño o cae de forma importante y pasa a otras curvas  inferiores.

En los casos dudosos, el pediatra puede realizar mediciones más frecuentes, cada seis meses, y ver la velocidad de crecimiento del niño, y estudiar la edad de los huesos (Edad ósea). El crecimiento afecta de manera fundamental a los huesos, y estudiando su edad podemos hacernos una idea de lo que ha crecido el niño y de lo que le queda por crecer.

Las causas más frecuentes de talla baja son:

La talla baja familiar. En este caso la talla de los padres y, por tanto, los factores genéticos, son fundamentales.
El retraso constitucional del desarrollo. Se produce un retraso en la edad a la que se inicia la pubertad y en consecuencia, del “estirón” del crecimiento. Durante un tiempo, el niño nos puede parecer más bajo, aunque finalmente podrá alcanzar una buena talla.
Alteraciones en la hormona del crecimiento. La ausencia completa de esta hormona es rara. Son más frecuentes pequeños déficits, alteraciones en su ritmo de producción o alteraciones en la “calidad” de la hormona o en los sitios donde actúa.

El problema de la talla baja puede afectar tanto a las chicas como a los chicos aunque, es más frecuente en los niños. Durante los primeros años el crecimiento puede ser normal, y aparecer esta alteración más tarde.

El único tratamiento existente es la administración de hormona de crecimiento. Su indicación clara son los déficits importantes de la hormona. Sin embargo, en la actualidad pueden recibir este tratamiento algunos otros niños si tienen una talla realmente baja, valorando los resultados de los sus estudios hormonales y otros factores como posibles problemas psicológicos. Este tratamiento siempre debe ser indicado y supervisado por un especialista en endocrinología infantil.

Si alguno de sus hijos, amistades o familiares tienen niños de baja estatura visite www.sequoia.com.mx



Deja un comentario