Lactancia materna

Lactancia materna

La lactancia no solo beneficia a los bebes, también a las madres porque las ayuda a conectarse con sus hijos, fortalecer el vínculo a través del contacto piel a piel

El mejor inicio de una vida sana es la lactancia materna. El lema de la  Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020 es “Apoyar la lactancia materna para un planeta más sano”.

Se calcula que el 95% de las madres mexicanas son capaces de producir leche. Sin embargo, muchas abandonan esa práctica a los pocos días del nacimiento de los bebés por falta de técnica, y apoyo. Afortunadamente hay una creciente

Es bien conocido el beneficio de la lactancia materna tanto para la madre como para el bebé. En el caso de la progenitora contribuye a una más rápida recuperación después del parto. Además ayuda a prevenir el desarrollo de cáncer de mama. Al bebé, le proporciona defensas de su madre para fortalecer sus sistema inmune. También es un factor indispensable para prevenir la obesidad infantil. Además la lactancia materna juega un papel preponderante en el desarrollo del amor entre madre e hijo. Sin embargo, debido a la falta de información para la técnica adecuada y los beneficios, hay mujeres que la abandonan pronto.  Y es que la práctica, cuando no se realiza adecuadamente puede ocasionar dolor, grietas y sangrado de pezones.

Existe evidencia científica de que son muy pocas las contraindicaciones de amamantar. Además el 95% de las mujeres son capaces de producir suficiente leche como único alimento en los primeros seis meses de vida del bebé.

Lactancia materna

La lactancia materna aporta las proteínas que necesita el bebé para desarrollar sus defensas, además de que ingiere las calorías necesarias para cubrir sus necesidades energéticas.

Entre los nutrientes que recibe están aquellos que le ayudarán a que se desarrolle su aparato digestivo y el sistema nervioso central.

Sin embargo hay que mencionar que sobrevienen circunstancias cuando la lactancia materna no es posible. Esto puede ocurrir ya sea por ciertas alergias en el bebé, como a la proteína de la leche o condiciones de salud materna. Esto no debe ser un factor de angustia, ya en para casos excepcionales, cuando la lactancia materna no es posible, se cuenta con fórmulas que proporcionan al bebé los nutrientes que requiere.

Es importante recalcar que siempre, a menos de que exista un contraindicación precisa, hay que favorecer la lactancia materna.

Si eres primeriza, en el hospital solicita apoyo para aprender a lactar a tu bebé. Es importante que tanto pezón como areola ingresen en la boca del bebé. De lo contrario, si solo succiona el pezón, no solo no va a obtener leche, sino que puede lastimarlo ocasionando grietas y sangrado.

Siempre solicita a toda persona que se acerque a ti y a tu bebé que conserve las medidas necesarias de higiene. De esta manera vas a poder prevenir infecciones que puedan dañarte a ti y al pequeño. Antepon tu seguridad y la de tu bebé sobre todas las cosas.

Deja un comentario