Vértigo: sensación de que todo da vueltas

Cuando se siente mareado, puede sentirse aturdido o perder el equilibrio. Si siente que la habitación gira a su alrededor, tiene vértigo.

 

El vértigo es una afección en la cual una persona desarrolla una sensación repentina de rotación, generalmente al mover la cabeza. Existen varios tipo de vértigos.

El vértigo postural benigno se debe a una alteración en el oído interno. El oído interno tiene tubos llenos de líquido llamados canales semicirculares, los cuales son muy sensibles al movimiento del líquido, que ocurre a medida que se cambia de posición. El movimiento del líquido permite al cerebro interpretar la posición del cuerpo y mantener el equilibrio.

El vértigo postural benigno se desarrolla cuando se desprende un pequeño pedazo de calcio similar a hueso y flota dentro del tubo del oído interno. Esto envía al cerebro mensajes confusos acerca de la posición del cuerpo.

No existen factores de riesgo importantes. Sin embargo, la afección puede transmitirse de padres a hijos. Un traumatismo craneal previo (incluso un golpe ligero en la cabeza) o una infección en el oído interno, llamada laberintitis pueden hacer que algunas personas tengan mayor probabilidad de desarrollar la afección.

Las características del vértigo postural benigno  son:

  • Se desencadena generalmente por un movimiento de la cabeza
  • A menudo comienza de manera repentina
  • Dura unos cuantos minutos o menos

Con frecuencia, los pacientes dicen que no pueden voltearse en la cama o inclinar la cabeza para mirar hacia algo.

Otros síntomas son:

  • Quejas sobre la visión, como la percepción de que las cosas están saltando o moviéndose
  • Vómitos (en casos graves)

Para diagnosticar el vértigo postural benigno, el médico lleva a cabo un examen llamado maniobra de Dix-Hallpike. El médico le sostiene la cabeza en cierta posición y le pide a usted que se recueste rápidamente hacia atrás sobre una mesa. A medida que usted haga esto, el médico buscará movimientos oculares anormales y le preguntará si experimenta una sensación de vértigo.

El tratamiento más efectivo es un procedimiento llamado “maniobra de Epley”, con el cual se puede mover el pequeño pedazo de calcio similar a hueso que está flotando dentro del oído interno. También se recomiendan ejercicios que pueden reajustar la respuesta a los movimientos de la cabeza, pero son menos efectivos.

El vértigo postural benigno es molesto, pero por lo general mejora con el tiempo. Esta afección puede volver a ocurrir sin previo aviso.

Deja un comentario