Curar un corazón roto, será posible en poco tiempo

Las células del corazón de un paciente pueden usarse para cultivar nuevo tejido cardiaco y ayudar a reparar el daño provocado por un ataque al corazón

Las terapias con células madre tomadas del propio paciente muestran resultados alentadores, nos acercamos a la era en que podremos curar las enfermedades, no solo trastornos del corazón sino de otros órganos, con nuestras propias células.

El  estudio dirigido por la Dra. Enca Martin-Rendon, especialista del Hospital John Radcliffe en Oxford y los investigadores del Instituto de Cardiología Cedars-Sinai en Los Ángeles, lograron reparar hasta 50% los daños causados por un infarto del miocardio inyectando al paciente células madre de su propio corazón.

Según los científicos, éste fue “un aumento sin precedentes” de músculo cardíaco sano.

En los ensayos habían participado más de 1.700 pacientes,  los investigadores afirman que ahora se deberán llevar a cabo estudios a más largo plazo para ver si esta terapia afecta la expectativa de vida del paciente, los resultados ofrecen esperanzas porque cada vez nos acercamos más a la era de las llamadas terapias personalizadas para curar un corazón lesionado.

Cuando un paciente sobrevive un infarto del miocardio, se produce muerte en el tejido del músculo, el cual queda reemplazado por una cicatriz, el paciente queda debilitado y con altas posibilidades de necesitar medicamento para el resto de su vida. Los científicos están demostrando ahora la efectividad de las células madre para reducir esta cicatriz de tejido cardíaco y reparar el corazón lesionado.

El método consiste en tomar células del corazón del paciente, cultivarlas en el laboratorio para generar millones de nuevas células cardíacas y posteriormente inyectarlas de nuevo al paciente para generar nuevo músculo cardíaco,  otro método utiliza una técnica similar pero en lugar de tomar células del corazón se toman de la médula ósea, que es una fuente esencial de células madre.

Lo que hasta ahora no se sabe, sin embargo, es cuál es el efecto a largo plazo de esta terapia y si tiene un impacto en la longevidad del paciente, la terapia de células madre puede también reducir el número de pacientes que mueren posteriormente o sufren insuficiencia cardíaca.

Las enfermedades cardiovasculares, incluidos infartos del miocardio e insuficiencia cardíaca, son la principal causa de muerte en todo el mundo, muchos investigadores trabajan para encontrar un tratamiento que prevenga o cure estos trastornos.

Deja un comentario