Células madre siguen vivas hasta 17 días después de la muerte

Las células madre pueden sobrevivir en un medio hostil, adormeciéndose, incluso durante varios días después de la muerte, y volver a ser funcionales

Las células madre pueden ser utilizadas para el tratamiento de diversas patologías, producir tejidos o reemplazar órganos con el fin de mejorar la calidad de vida de los individuos. Las células pasan a un estado de latencia, un estudio demostró que las células madre de humanos se mantienen vivas y útiles hasta 17 días después del fallecimiento de una persona, aunque la intensidad de su funcionamiento entra en un estado latente.

Los científicos del Instituto Pasteur de París y la Universidad de Versalles en Francia indicaron que pese a que las células madre frenan su funcionamiento tras la muerte del individuo, éstas podrían ser trasplantadas dando origen a otras nuevas con un tejido en perfecto estado.

Comenta el profesor Fabrice Chrétien, “extirpamos unos gramos de músculo de una mujer que murió a los 97 años 17 días después de su muerte y recibimos millones de células madre y conseguimos transformarlas en fibras musculares”, el cuerpo se conservaba en un ambiente con una temperatura de 4 grados centígrados.

De acuerdo a la investigación, las células pasan a un estado de latencia, en el que reducen al estricto mínimo la actividad y el consumo de energía. De tal modo logran sobrevivir en las condiciones patológicas, sin oxígeno y en medio de un baño de ácido.

Según Fabrice Chrétien, las células madre “están durmiendo y esperando que la tormenta pase”. Para esto se tomó la muestra de las células madre de médula ósea de un ratón, los resultados fueron idénticos, sin embargo, su viabilidad se mantiene sólo cuatro días después de la muerte, pero en ese tiempo también pueden ser trasplantadas y volver a proliferar en la médula.

Este descubrimiento ofrece una fuente casi ilimitada de este material biológico que puede ser utilizado para el tratamiento de diversas patologías, producir tejidos o reemplazar órganos.

Deja un comentario