Andrógenos en las mujeres

En las mujeres, el apetitos sexual está estrechamente ligado con la cantidad de andrógenos en sangre.

Los andrógenos son las hormonas masculinas e incluyen la testosterona, la androsterona y la androstendiona, que son hormonas esteroideas, cuya función principal es estimular el desarrollo de las características sexuales masculinas. Sin embargo, las mujeres también tienen andrógenos.

El Dr. Camil Castelo, profesor de ginecología y obstetricia en la Universidad de Barcelona, explica que la cantidad de andrógenos que circulan en el torrente circulatorio de la mujer es mucho mas importante en volumen y en cantidad que los propios estrógenos, de hecho como esteroide es la hormona más abundante en la mujer.

En las mujeres, los andrógenos tienen múltiples funciones; participan en la alerta, en la respuesta al estrés, en el metabolismo de hidratos de carbono, pero además los andrógenos están estrechamente relacionados con la densidad del hueso y en situaciones de déficit de andrógenos también ligan con masas ósea mas bajas. Por lo tanto, bajos niveles de andrógenos propician el desarrollo de osteoporosis.

Pero el papel más relevante de los andrógenos en la mujer, está relacionado con su apetito sexual. El Dr. Castelo explica que es donde juegan un papel mas importante, menciona que  cuando hablamos de andrógenos en mujeres siempre se liga con la sexualidad y la relación va fundamentalmente con el deseo.

Conforme pasa el tiempo, comienza una disminución de la cantidad de andrógenos que circulan en la sangre. El Dr. Castelo asegura que los andrógenos tienen un descenso mucho mas marcado que los estrógenos en la mujer de hecho empiezan a descender a partir de los 30 años de manera progresiva hasta llegar a niveles bajísimos.

La administración de andrógenos a una mujer está indicada cuando presentan una disminución significativa de la libido. El Dr. Castelo explica que esto va muy ligado con calidad de vida, en  muchas ocasiones las mujeres sufren de esta falta de deseo y tiene implicaciones tanto para ellas mismas como para su relación de pareja, pero la buena noticia es que esta condición puede revertirse con la administración de terapia de remplazo hormonal con andrógenos.

Es fundamental que la cantidad de andrógenos administrada sea la adecuada para cada mujer con la finalidad de evitar los efectos secundarios como la virilización, que consiste en la caída de pelo con un patrón masculino, el que la piel se vuelva más grasosa y la salida excesiva de vello corporal.

Deja un comentario