Rechazo a la carne de cerdo puede tener origen genético

Durante muchos años la carne de cerdo ha sido considerada como un alimento “pesado”, una carne “grasosa”, con un contenido “muy alto de calorías”, y aún un alimento “peligroso” por su posible asociación con enfermedades y parásitos

Un pequeño estudio halla que el olor de la carne de cerdo puede resultar repulsivo a las personas que portan cierto ADN.

¿No es usted un gran fanático del tocino ni del jamón? Quizás sus genes sean el motivo,

Investigadores dirigidos por el Dr.  Hiroaki Matsunami profesor de genética y microbiología moleculares del Centro Médico de la Universidad de Duke en EUA, hallaron que 70%  de los participantes tenían dos copias funcionales de un gen relacionado con un receptor del olor en el cerebro. Este receptor celular en particular está sintonizado con un compuesto en los mamíferos de sexo masculino llamado androsterona, que también es común en los cerdos.

En el estudio, se pidió a 23 personas que olieran carne de cerdo, quienes tenían una copia o ninguna copia funcional del gen RT podían tolerar el olor de la androsterona mucho mejor que los que tenían dos copias del gen, lo que sugiere un mecanismo mediante el cual algunas personas pueden hallar que la carne de cerdo es más o menos apetitosa.

Los hallazgos del estudio aparecen en la revista PLoS One.

El Dr. Hiroaki Matsunami, coemnta su intención de hacer una investigación similar en poblaciones específicas, como las personas de Oriente Medio, donde se evita comer cerdo.

Sugiere  que los vegetarianos puedean tener una predisposición genética contra el olor de la carne.

Fuente: Duke University Medical Center

Deja un comentario