Marcapasos del tamaño de un grano de arroz

El marcapasos es un aparato electrónico generador de impulsos al corazón, utilizado cuando el corazón no puede mantener el ritmo y la frecuencia adecuados

Establecer la paternidad de las grandes invenciones puede ser una tarea complicada y no exenta de polémica, tal vez por eso, aunque en su Colombia natal Jorge Reynolds es reconocido como el inventor del marcapaso; su nombre no siempre figura en los artículos que dan cuenta de la historia de este aparato.

Este ingeniero en electrónica bogotano, de 75 años de edad, acaba de presentar un prototipo capaz de revolucionar el dispositivo del que dependen millones de personas con problemas cardíacos de todo el mundo.

Se trata de un “nanomarcapasos” que mide la cuarta parte de un grano de arroz y no utiliza baterías, sino una combinación de energía piezoeléctrica (que se produce al comprimir cierto tipo de cristales) y la energía producida por el propio corazón.

Para esto último emplea un “puente aurículo-ventricular”, inspirado por las investigaciones de Ing. Reynolds sobre el corazón de las ballenas.

Lo que hace  el marcapasos es establecer un puente del sistema eléctrico en las ‘cuerdas eléctricas’ que tiene el corazón. Parte de lo aprendido durante años estudiando el corazón de las ballenas lo aplicó al nuevo marcapasos.
Tomando el impulso que viene de las aurículas, lo reinyectan en el ventrículo.

La idea fue incluida en la lista de las  100 mejores innovaciones, elaborada por la red Biomímesis, la red de Iniciativas e Investigaciones para Cero Emisiones (Zeri), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Y a la misma se la han agregado otras innovaciones, como el uso de nanolitografía para los circuitos eléctricos, la energía piezoeléctrica y los últimos avances en telecomunicaciones, que permitirán conectar el marcapasos con cualquier celular para facilitar su monitoreo.

El trabajo del Ing. Reynolds ya está listo para un primer prototipo, no para implantación en humanos, sino para experimentación.

El Ing. Reynolds planea en tres años tener el marcapasos en humanos, pues, actualmente tiene que entrar en una fase de investigaciones en tejidos vivos.

Para muchos estadounidenses, sin embargo, el honor le corresponde a Albert Hyman, quien en 1938 fue el primero en utilizar el nombre de marcapasos (en inglés, pacemaker). Por su parte, los canadienses insisten en que el verdadero inventor del marcapasos fue John Hopps, quien en 1950 desarrolló en Toronto un marcapasos externo que utilizaba electrodos.

Estos modelos, sin embargo, no eran portátiles y a menudo el dolor que causaban no permitía su uso por mucho tiempo, a finales de la década de 1950 también se destaca el trabajo del estadounidense Earl Bakken, reconocido en E.U.A., como creador del primer marcapasos externos que podía llevarse puesto.
El primer marcapasos, elaborado por el Ing. Reynolds,  se conserva en la Academia Nacional de Medicina de Colombia, era más grande que una batería de auto y según Reynolds se trató del primero del mundo con electrodos internos y el primero que se colocó a un paciente de forma definitiva.

La disputa entre quien fue el inventor del marcapasos continua entre varios científicos y países del mundo.


Deja un comentario