Células que pueden detectar olores

El olfato es el sentido encargado de detectar y procesar los olores

El corazón, los pulmones y la sangre parecen tener receptores olfativos, de acuerdo a un reciente estudio presentado por Peter Schieberle, experto en química y tecnología alimentarias de la Universidad de Múnich, en Alemania.

Los científicos hallaron que las células sanguíneas tienen los mismos receptores para percibir el olor que la nariz, y creen que hay una creciente evidencia de que esos receptores de olores también se hallan en el corazón, los pulmones y otras partes del cuerpo.

Los sorprendentes hallazgos, fueron presentados en la reunión de la Sociedad Americana de Química (American Chemical Society) en Nueva Orleáns, y sugieren que los olores podrían desempeñar un rol mucho más importante para la vida de lo que se pensaba.

El equipo descubrió recientemente que las células de la sangre, y no solo las de la nariz, tienen receptores del olorcomenta  Schieberle. En la nariz, esos receptores perciben sustancias llamadas odorantes y las traducen a un aroma que interpretamos como agradable o desagradable en el cerebro, sorprendentemente, hay una creciente evidencia de que también el corazón, los pulmones y otros órganos no olfativos tienen esos receptores.

Una vez que se consume un alimento, sus componentes pasan del estómago al torrente sanguíneo”, añadió. “¿Pero significa esto, por ejemplo, que el corazón ‘huele’ el filete que acaba de comerse? Desconocemos la respuesta a esa pregunta.

En uno de sus experimentos, los investigadores colocaron un compuesto odorante atrayente en un lado de una cámara y células sanguíneas en el otro. Las células sanguíneas se movieron hacia el olor.

“Pero una vez los componentes del olor entran al cuerpo, no está claro si funcionan de la misma manera que en la nariz”, comentó Schieberle. “Nos gustaría averiguarlo”.

Los datos y conclusiones presentados en reuniones normalmente son considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

 
Fuente: American Chemical Society

Deja un comentario