Cáncer de piel tratado con una hierba común

La savia de una hierba que crece comúnmente en los jardines -la euforbia- parece ser efectiva como tratamiento de cáncer de piel, afirman expertos australianos.

Los científicos insisten en que los pacientes no deben “probar la planta en su casa” ya que el tratamiento todavía está en la fase experimental y puede provocar irritación de la piel.

Los hallazgos son el resultado de un estudio publicado en British Journal of Dermatology, que involucró a 36 pacientes con carcinoma de piel no melanoma.

Este tipo de cáncer no es la forma más grave de la enfermedad, los carcinomas no melanomas son los más comunes entre la población de raza blanca. Éstos incluyen carcinoma de células basales (CCB) y carcinonoma escamocelular (CEC), los más comunes entre la gente de edad avanzada.

La mayoría de estos carcinomas pueden ser fácilmente tratados y curados con la extracción quirúrgica, el congelamiento, o utilizando un tipo especial de terapia de luz que mata a las células cancerosas.

Sin embargo, con algunos pacientes ninguno de estos tratamientos resulta efectivo y, en ocasiones, los médicos no los consideran adecuados.

Los 36 pacientes que participaron en el estudio de la euforbia (Euphorbia peplus)tenían colectivamente un total de 48 carcinomas no melanomas.

Aunque en los casos de cáncer de piel más agresivo o en los melanomas esta sustancia no ofrece una alternativa para la cirugía, en el futuro podría ser  útil en los tratamientos disponibles para pacientes con cáncer superficial no melanoma Cada una de las lesiones fue tratada con la savia de la planta, aplicada sobre la piel una vez al día durante tres días.

La savia de euforbia ha sido utilizada durante siglos como medicina tradicional.

Ahora los investigadores del Instituto Queensland de Investigación Médica en Brisbane, Australia, querían comprobar sus beneficios en un ensayo clínico. Después de un mes de estudio, 41 de las 48 lesiones cancerosas habían mostrado una “respuesta clínica completa” al tratamiento, lo que significa que durante el examen clínico no se encontró ningún rastro del tumor.

Los pacientes que mostraron sólo una respuesta parcial a la primera ronda del tratamiento fueron sometidos a una segunda sesión de la terapia.

Después de un promedio de 15 meses, el 68,5% de los carcinomas (30 de los 48) seguían mostrando una respuesta clínica completa.

Comentan los investigadores, que ahora será necesario llevar a cabo estudios de gran escala para probar si el ingrediente activo de la savia -una sustancia llamada ingenol mebutato- tiene potencial como nueva opción terapéutica. Los estudios muestran que cuando el ingenol mebutato es aplicado en la piel, éste no sólo mata a las células cancerosas. También “recluta” a un tipo de glóbulos blancos, llamados neutrófilos, que parecen reducir el riesgo de reincidencia de la enfermedad al destruir a todas células malignas residuales que podrían permitir que el tumor vuelva a crecer.

Este estudio fue llevado a cabo en un grupo muy pequeño, así que será muy interesante ver lo que un estudio más grande puede demostrar sobre el ingrediente activo de la savia de la E. peplus. Aunque en los casos de cáncer de piel más agresivos o en los melanomas esta sustancia no ofrece una alternativa para la cirugía, en el futuro podría ser  útil en los tratamientos disponibles para pacientes con cáncer superficial no melanoma”.

Sin duda vale la pena investigar cualquier avance que pueda conducir a nuevas terapias para pacientes con quienes la cirugía no es una opción

La exposición a la savia en las superficies que producen mucosidad, como los ojos, pueden resultar en inflamación severa y pueden conducir a la hospitalización del paciente.


Deja un comentario