Baño de tina: excelente medida para combatir el estrés

29 octubre, 2010
Una baño de tina a la semana contribuye a reducir el estrés. Los baños de asiento pueden ser el momento oportuno para exfoliar la piel y proporcionarle la hidratación que necesita.

El baño es el proceso mediante el cual limpiamos el recubrimiento del cuerpo, en pocas palabras es la base de la rutina diaria de higiene personal. Debido a la vida acelerada de la mayoría de las personas, un reto común es pasar el menor tiempo posible en la regadera para no llegar tarde a la escuela o al trabajo, sintiéndonos limpios y frescos, expidiendo un aroma agradable.

En realidad el baño puede ser mucho más que la columna vertebral de la rutina de limpieza personal… Es una excelente herramienta para liberar la tensión y lograr una relajación profunda de los músculos.

Los baños de asiento, también contribuyen a mejorar las molestias que puede ocasionar la enfermedad hemorroidal.

Pero volviendo a la relajación, un baño de tina, con una duración de 20 a 30 minutos, en agua tibia, permite la relajación de los músculos, la apertura de los poros de la piel y la posibilidad de aplicar en la misma cremas humectantes que la mantendrán hidratada y tersa.

A continuación presentamos 6 consejos para obtener los máximos beneficios del beneficios del baño de asiento.

1.- Antes de sentarte en la tina, báñate en regadera como habitualmente acostumbras.  Es importante sentarse limpio en la tina a fin de evitar infecciones de vías urinarias.

2.- Siéntate en la tina, previamente lava y llena de agua a una temperatura cálida pero que te resulte cómoda.

3.- Si tienen una tina de hidromasaje, aprovecha la oportunidad para un masaje relajantes con los chorros de agua apuntando a las partes de tu cuerpo que sientas más cansadas o tensas, por ejemplo la espalda baja, los hombros y los pies.

4.- El baño de tina puede ser el momento ideal para exfoliar la piel. Puedes hacerlo   con un jabón orgánico o un exfoliante suave. Una vez que aplicas el jabón o el exfoliante en toda superficie de tu cuerpo, excluyendo zonas sensible como alrededor de los ojos, la boca o el cuello, regresa a la regadera para frotar tu cuerpo con una esponja suave o una toalla de mano y enjuaga con abundante agua.

5.- Al momento de secarte con la toalla procura tallar vigorosamente la piel, hasta que no quede rastro de humedad.

6.- Aplica en todo tu cuerpo una crema humectante, después recuéstate durante 15 minutos con los ojos cerrados, procurando escuchar tu respiración y poniendo tu mente en blanco.

Un baño de tina relajante una vez por semana, puede contribuir a reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Calcula tu Índice de Masa Corporal Calcula tu fecha estimada de parto
Índice de enfermedades
El rincon de las consultas