Trato continuo con discapacitados genera empatía

Sentir más empatía y menos ansiedad sienta las bases para establecer mejores relaciones con las personas dicapacitadas

La discapacidad es la condición bajo la cual ciertas personas presentan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que al interactuar con diversas barreras, pueden impedir su participación plena y efectiva en la sociedad en igualdad de condiciones con los demás.

La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada por la ONU, define de manera genérica a quien padece de una o más discapacidades como persona con discapacidad. En ciertos ámbitos, términos como “discapacitados”, “ciegos”, “sordos”, etcétera, aún siendo correctamente empleados, pueden ser considerados despectivos, ya que para algunas personas dichos términos discriminan a quien padece la discapacidad. En esos casos, para evitar conflictos de tipo semántico, es preferible usar las formas personas con discapacidad, personas invidentes, personas con sordera, personas con movilidad reducida y otros por el estilo, pero siempre anteponiendo la palabra persona como un prefijo, a fin de hacer énfasis en sus derechos humanos y su derecho a ser tratados como a cualquier otra persona. Las barreras sociales que se generan en torno a este tema, ocasiona una verdadera discapacidad, pues se impide el desarrollo pleno de los individuos obligándolos a vivir en un contexto hostil.

En el ámbito médico se ve a la discapacidad como una enfermedad, causando directamente una deficiencia, el trauma, u otra condición de la salud que requiere la asistencia médica sostenida proporcionada bajo la forma de tratamiento individual por los profesionales. Se ha comprobado que una mayor interacción con las personas que padecen alguna limitante física o mental puede ayudar a reducir la discriminación y evitar la baja autoestima y la depresión que pueden resultar de ello, el contacto indirecto puede ayudar a aliviar la ansiedad con respecto a las personas discapacitadas y hacerles más empáticos con ellas.

Los países firmantes de la convención deben adoptar nuevas leyes de modo que las personas con discapacidad, tengan los mismos derechos a la educación, al empleo, y a la vida cultural.

Deja un comentario