Tasa creciente de casos de tosferina

Tos ferina es una enfermedad bacteriana altamente contagiosa que ocasiona una tos violenta e incontrolable que puede dificultar la respiración. A menudo se escucha un “estertor” profundo cuando el paciente trata de tomar aire

La tasa creciente de casos de tosferina en EUA, puede ser una señal de la reducción de la eficacia de la vacuna acelular contra la tosferina, según un nuevo informe, realizado por investigadores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EUA.

Informaron de un aumento gradual y sostenido de la tosferina desde mínimos históricos en la década de 1970, siendo el último año pico, 2010, con 27.000 casos reportados y 27 muertes, 25 de ellas, bebés.

Desde mediados de 2011, se ha reportado, en el estado de Washington, un aumento sustancial de casos de tosferina, llegando el número de casos notificados, en junio de 2012, a 2.520, un aumento del 1.300%, en comparación con el mismo período en 2011, y el mayor número de casos reportado en cualquier año, desde 1942.

Estas cifras son consistentes con las tendencias nacionales, observando altas tasas de tosferina entre los lactantes de menos de un año y niños de 10 años. Sin embargo, la incidencia en adolescentes, de 13-14 años, también se incrementó, a pesar de las altas tasas de vacunación con toxoide tetánico, toxoide diftérico atenuado y la vacuna acelular contra la tosferina.

Según los investigadores, el aumento de la tosferina entre ellos, los que sólo recibieron la vacuna acelular contra la tosferina, y no la versión de células enteras, sugiere una actividad atenuada de la vacuna. El informe fue publicado en el Informe Semanal sobre Morbilidad y Mortalidad.

Las tasas más altas se dan en lactantes menores de un año, con la mitad de los casos ocurriendo en niños menores de 3 meses de edad que aún no podían ser vacunados; se han reportado nueve muertes infantiles, reporta la Dra. Anne Schuchat, directora del Centro Nacional de para la Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los CDC.

Su inmunidad depende de la de las personas que los rodean. Todas las mujeres embarazadas y otras personas que van a entrar en contacto con bebés, abuelos y profesionales de la salud, por ejemplo – deberían recibir el refuerzo de la vacuna Tdap.

El cambio de tosferina de células enteras a tosferina acelular se hizo en 1997, debido a preocupaciones sobre una posible (aunque no demostrada) relación con problemas crónicos neurológicos, así como reacciones más graves y fiebre, en el sitio de inyección. Hoy en día, los niños reciben una serie de cinco dosis de la vacuna DTaP desde los 2 meses, seguida por una vacuna de refuerzo, Tdap, a los 11 o 12 años.

Fuente: Centers for Disease Control and Prevention

Deja un comentario