Sí puedes controlar lo que hacen tus hijos en línea

Los padres deben vigilar y supervisar lo que ven y escuchan sus hijos, a quien conocen y qué datos personales comparten con otros usuarios

¿Es imposible mantener a los adolescentes amantes de la tecnología a salvo cuando están en línea? Si le echamos un vistazo a los titulares más recientes parece que es así, uno en particular llama la atención, un reporte que dice que los chicos mienten sobre sus actividades en línea a nivel récord. Esto hace que hasta el padre más pasivo se ponga a sudar.

Pero lo que le falta a estas notas es ¿qué podemos y debemos  hacer los padres al respecto?. La verdad es que no estamos tan indefensos, o tan sin esperanza, como pensamos.

Una encuesta reciente, realizada por la compañía de software McAfee, tuvo como resultados que un 70% de los adolescentes les esconde a sus padres su comportamiento virtual.

Lo que en general se refiere a las actividades más comunes tienen que ver con violencia o pornografía, algunos adolescentes admitieron estar involucrados en actividades como mentir, engañar, robar, hackear, compartir fotos sexys, e incluso ciberbullying. Este comportamiento les puede impedir entrar a la universidad o conseguir un trabajo.

Si pusiste un candado de seguridad o un tapa enchufes cuando eran pequeños, puedes establecer medidas de seguridad para Internet también.
1. Configura los controles para padres en tus dispositivos

Tomate unos minutos para configurar los controles para padres en tus computadoras, smartphones, tablets y consolas de juego, todos los lugares donde tus hijos tienen acceso a Internet. Es muy fácil.

Los Android, iPhone, Windows, Mac y todos los dispositivos inteligentes hoy en día tienen una configuración o aplicaciones que con tan sólo unos simples pasos te permiten “ajustar y olvidar” una lista de filtros. Puedes proteger con contraseña la configuración también, para que tus hijos no puedan (fácilmente) desconfigurarlos. He aquí una guía rápida para la creación de filtros rápidos en dispositivos móviles.
iPhone y iPad Ajustes> General> Restricciones> Interruptor “On / Off” en la lista de contenidos, juegos, navegación web, y todo lo demás que desees restringir.

Android de Google Play Store> Menú> Ajustes> Controles de usuario> Filtrado de contenido. Marca cualquiera de las casillas junto a las clasificaciones mencionadas anteriormente que te parezcan adecuadas.

Inicio de Windows (o Windows) Botón Panel de control> Seguridad para usuarios> Familia> Control parental. Puedes crear cuentas nuevas para cada adolescente, establecer límites de tiempo y control  de contenido.

Botón Mac de Apple > Preferencias del sistema> Control parental. Puede crear cuentas para cada adolescente y establecer límites de tiempo y control  de contenido.

Cuando se trata de navegar la web, Google Chrome  e Internet Explorer tienen una carpeta de  opciones de Internet donde puedes configurar mecanismos de seguridad y filtros de lenguaje y contenido para sexo, violencia, etc.
Google Chrome Preferencias> Página filtro SafeSearch> Guardar preferencias

Herramientas de Internet Explorer> Barra de Menú> Asesor de contenido> Activar. Selecciona las categorías de contenido web que quieres restringir.
Instala software de vigilancia

El siguiente nivel de protección es la vigilancia, sabiendo desde el principio que usarás estas herramientas para proteger e informar a tus hijos, no para espiarlos. Después de todo, los adolescentes tienen que aprender sobre el respeto, la confianza y la privacidad. No se trata de atraparlos haciendo algo malo, solo de asegurarnos de que estén seguros.

Uno de los mejores filtros gratuitos es K9 Web Protection. Bloquea sitios en más de 70 categorías, incluyendo pornografía, drogas, violencia, odio, racismo, malware, spyware y phishing. Entre los servicios con costo están: Net Nanny, Safe Eyes, y SafetyWeb. Con este tipo de servicios puedes monitorear su actividad, recibir alertas y configurar controles de tiempo y contenido, entre muchas otras funciones. La mayoría de estos servicios también te permiten mantener un control del uso de las llamadas y textos en el celular de tu hijo.
Manténte en control

La manera más importante de proteger a tus hijos en esta era digital es simplemente tener una conversación sincera sobre las reglas y conducta cibernética. Mantén un tono positivo y diles que la conversación es para mantenerlos seguros.

Imprime un contrato de Internet para la familia donde explique las reglas, expectativas y consecuencias. Si no lo has hecho, mueve todos los dispositivos como computadoras, teléfonos, consolas de juegos al área común de la casa.

Si tu hijo apaga el monitor, o cambia la pantalla cuando entras a la habitación, es una señal de advertencia para ti y será momento de tener una conversación nuevamente.
A prueba de adolescentes

Si las usas de manera correcta, estas herramientas son a prueba de adolescentes y tus hijos no las pueden desactivar sin que tú lo sepas. Tristemente, prepárate para recibir alguna queja de vez en cuando, pero mantente fuerte; es nuestro trabajo proteger a nuestros hijos dentro y fuera de la web, y es nuestra labor enseñarlos a protegerse a sí mismos.

Deja un comentario