Sexo oral en adolescentes: antesala de conductas sexuales riesgosas

Aunque los jóvenes piensen que el sexo oral es de “bajo riesgo” en cuanto a las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo, sin embargo puede llevar a conductas de mayor riesgo.

La mayoría de los adolescentes que tienen sexo oral por primera vez, tendrán coito vaginal dentro de un plazo de 6 meses,  indica una encuesta reciente.

La mitad de los adolescentes que inicia el sexo oral en sexto de primaria tendrá coito vaginal antes del final del tercer año de secundaria, según una encuesta realizada a estudiantes de secundaria en California.

El sexo oral se da entre los adolescentes, asegura la autora líder del estudio, Anna V. Song, Profesora Asistente de la Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Artes de la Universidad de California. Pero después pueden suceder dos cosas contradictorias, por un existe la posibilidad de que para los adolescentes el sexo oral sea una ventana de oportunidad para el sexo vaginal o que al contrario se use para retrasar el sexo vaginal.

El primer y el segundo año de secundaria parece ser el periodo crítico. Entre los que inician el sexo oral entre tercero de secundaria y primero de preparatoria, encontraron que el sexo oral se relaciona significativamente con el sexo vaginal. Pero una vez superado ese periodo en particular, la relación deja de existir.

Aunque los jóvenes piensen que el sexo oral es de “bajo riesgo” en cuanto a las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo, su iniciación podría tener una potente relación para conductas sexuales aún más riesgosas.

El estudio, parcialmente financiado por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de E.U.A. aparece en noviembre como avance de la edición de la revista Archives of Pediatric Adolescent Medicine.

Entre 2002 y 2005, la Dra. Song y su colega, Bonnie L. Halpern-Felsher, profesora de la división de medicina adolescente de la Universidad de California en San Francisco, encuestaron a estudiantes que asistían a dos secundarias públicas del Norte de California:  630 participantes completaron un cuestionario inicial sobre conducta sexual a inicios de tercero de secundaria, cuando tenían catorce años. Casi el 75 % siguió respondiendo encuestas subsiguientes cada 6 meses, hasta el final de segundo de preparatoria.

Del grupo inicial de la encuesta, alrededor de una quinta parte había iniciado el sexo oral, y 71 estudiantes habían tenido sexo vaginal antes de comenzar tercero de secundaria.

Pero para todas las edades, había 2 veces más probabilidades de que el sexo oral antecediera a la iniciación del coito y no lo contrario.

Los adolescentes que habían tenido sexo oral para el finales de tercero de secundaria, tenían el mayor riesgo de participar en coito vaginal durante la secundaria, y una cuarta parte había tenido coito para finales de tercer de secundaria, y la mitad lo había hecho para finales de segundo de preparatoria. Apenas alrededor del 9 % de esos adolescentes se abstuvo del coito vaginal para el final de segundo de preparatoria. La mayoría realizó las dos actividades dentro del mismo periodo de 6 meses.

En comparación, los adolescentes que retrasaron el sexo oral hasta el final de segundo de preparatoria, tenían 57 % de probabilidades de evitar el coito vaginal hasta el final del mismo curso. Esto podría significar que los adolescentes que retrasan el sexo oral son más propensos a también retrasar el vaginal.

Los autores concluyen que hay que educar mejor a los adolescentes sobre las implicaciones del sexo oral.

Lo primero, es que  hay que hablar más de sexo con los adolescentes. En segundo lugar, cuando hablamos con los adolescentes debemos ser más explícitos. Porque si se habla con los adolescentes sólo sobre ‘sexo’, para ellos eso significa  sexo vaginal. Pero claramente se está dando toda una progresión de las conductas sexuales, aunque los adolescentes piensen que el sexo oral es una forma de tener algún tipo de relación sexual sin  tener en realidad sexo.

Además hay que destacar que ciertas infecciones de transmisión sexual también se pueden adquirir mediante la práctica del sexo oral.

Deja un comentario