Nuevas directrices para tratar la tuberculosis

La tuberculosis es una infección bacteriana causada por un gérmen llamado Mycobacterium tuberculosis

Las nuevas directrices para tratar la infección tuberculosa “latente” en EUA, tratará de reducir y simplificar de forma considerable el curso de la terapia de 9 a 3 meses, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en EUA.

Las nuevas directrices se basan en los resultados de tres estudios clínicos y representan un cambio de estrategia para el tratamiento de la tuberculosis en EU, de acuerdo con el Dr. Thomas Frieden, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

La infección tuberculosa latente ocurre cuando una persona se infecta con la bacteria de tuberculosis pero aún no presenta síntomas y por tanto puede transmitir la bacteria a otros. Sin embargo, si la bacteria se activa, la persona desarrollará la enfermedad y puede contagiarla.

Algunas personas, incluidas aquellas con sistemas inmunodeprimidos, son más propensas a progresar de tuberculosis latente a activa, muchas personas en alto riesgo de infección tuberculosa latente se sienten bien y no comienzan su curso de nueve meses de tratamiento, lo que generalmente requiere 270 dosis diarias de isoniacida, un medicamento antituberculoso. Y muchos de los que sí comienzan la terapia no la completan hasta el final.

El nuevo régimen simplifica el tratamiento a 12 dosis de isoniacida una vez por semana, junto con otro medicamento antituberculoso llamado rifapentina.

Este régimen tiene el potencial de ser un cambio de estrategia en EUA, para el combate de la tuberculosis, ya que proporciona una opción nueva y efectiva que reducirá en dos tercios, de nueve a tres meses, el periodo de tiempo que una persona necesita para tomar los medicamentos a fin de evitar la progresión de la infección tuberculosa a una enfermedad activa.

Las nuevas recomendaciones aparecen en la publicación Morbidity and Mortality Weekly Report.

Estas nuevas directrices aplican solamente en EUA, es probable que sean necesarias investigaciones adicionales antes de que este régimen se pueda recomendar a los países con una alta incidencia de tuberculosis, en particular los que tienen altos índices de VIH y donde hay un mayor riesgo de reinfección de tuberculosis.

Fuente: U.S. Centers for Disease Control and Prevention

Deja un comentario