Acepta Power Balance no tener sustento científico

Los fundadores de Power Balance decidieron desarrollar un producto para que la gente disfrutara de los beneficios asociados a la optimización del flujo natural de energía. Sin embargo no hay sustento científico.

El famoso basquetbolista Shaquille O’Neal  jura que la pulsera de Power Balance le da una ventaja competitiva en la cancha, que no es ningún truco, que es real.

Quizás sea así para él pero las autoridades australianas afirman que la empresa que produce estas pulseras muy populares no tiene ninguna prueba científica para afirmar que mejoran el balance, la fortaleza y la flexibilidad. Incluso lograron que la empresa Power Balance lo reconociera públicamente.

La empresa escribió: “Reconocemos que no hay ninguna prueba científica creíble que respalde nuestras afirmaciones”, e incluso acordó devolver su dinero a sus clientes que consideraran que fueron engañados.

El reconocimiento de la empresa, sin embargo, se difundió por todo el mundo desde que alcanzó un acuerdo con la comisión de Consumo y de Competencia comercial de Australia el 22 de diciembre pasado, es una cuestión de saber si estas bandas de silicona de colores realmente funcionan.

Los críticos trataron con dureza a la empresa a través de Twitter y contra aquellos que creyeron en el poder de sus pulseras.

En un comunicado la empresa comentó: “¡Power Balance reconoce que se han utilizado estas pulseras durante la última Serie Mundial, la Serie final de la NBA y por los campeones del Super Bowl!”. Sus simpatizantes insisten en que el uso de las pulseras les ayudo a mejorar su desempeño.

La empresa comenzó a vender los pulseras en el 2007 con hologramas que presuntamente están diseñados para interactuar con el flujo natural de energía del cuerpo de las personas. Desde entonces, las coloridas pulseras, que se venden por 29,95 dólares, se han vuelto muy populares al ser usadas por jugadores de la NBA como Lamar Odom, de los Lakers de Los Angeles, o como el futbolista inglés David Beckham. También son utilizadas por celebridades como los actores Robert De Niro y Gerard Butler.

La empresa esperaba cerrar el 2010 con ventas superiores a los 35 millones de dólares


Deja un comentario