Movimiento por el “derecho a morir”

En una materia tan delicada como la eutanasia no es deseable que un determinado sector de la población imponga su criterio sobre otro

Los activistas que defienden el derecho a morir esperan que más países permitan el suicidio asistido o eutanasia en los próximos años, a medida que la población mundial envejece, pero los detractores están decididos a impedírselo, una disputa que se encendió aún más antes de conferencias al respecto en Suiza.

Hemos visto en los últimos 20 años una migración general de positividad con respecto a que esto es una causa justa, comenta Ted Goodwin, que preside la Federación Mundial de Sociedades por el Derecho a Morir.

Goodwin hizo estas declaraciones mientras representantes de 55 sociedades por el derecho a morir de todo el mundo se reunían durante tres días para celebrar el trigésimo aniversario de Exit, un grupo suizo que proporciona medicamentos para ayudar a morir a los enfermos terminales.

El suicido asistido ha sido legal en Suiza desde 1942, si es realizado por una persona que no sea médico y que no tenga interés directo en la muerte. La eutanasia legal sólo existe en Holanda, Luxemburgo, Bélgica y en el estado de Oregon en EUA.

Goodwin comenta  que la elección del socialista François Hollande como presidente de Francia podría ayudar a la causa de la eutanasia en Europa. Hollande ha dicho que está a favor de la eutanasia bajo condiciones estrictas. Si Francia se suma a esta línea,  Alemania la adoptará. Es un patrón de cambio en Europa, señalando que el apoyo a la reforma esta ganando adeptos en Australia y Massachusetts.

El envejecimiento de las sociedades hace que la mitad de los costos médicos se destinen a los últimos tres a seis meses de vida, que no cambian la trayectoria de una enfermedad.

La Coalición de Prevención de la Eutanasia está organizando una conferencia alternativa para la reunión Derecho a Morir en Zúrich. Junto con la presión por el costo creciente para el sector de la sanidad y la soledad cada vez mayor de los ancianos, la ayuda organizada al suicidio es un caldo de cultivo que promueve el suicidio.

 La sociedad puede proporcionar protección a los individuos vulnerables, comenta presidenta de Exit, Saskia Frei, la práctica esta siendo seguida de cerca por las autoridades suizas: No hay muerte que se investigue más de cerca que la del suicidio asistido.

Deja un comentario