Los bebés tienen un conocimiento básico del mundo físico

En las últimas dos décadas, los científicos han demostrado que los bebés de unos pocos meses de edad tienen un sólido conocimiento sobre las normas básicas del mundo físico

Los bebés  entienden que los objetos no se pueden abrir y cerrar de la nada, y que los objetos no pueden “teletransportarse” de un lugar a otro.

Un equipo de investigadores co-dirigido por el Dr. Joshua Tenenbaum profesor de Ciencias Cognitivas del Massachusetts Institute of Technology  ha descubierto que los niños pueden usar ese conocimiento para formar ideas de cómo se desarrollará en nuevas situaciones. Los científicos desarrollaron un modelo computacional de la cognición infantil que predice con exactitud la sorpresa de los bebés en los eventos que alteran su concepto del mundo físico.

El modelo, calcula la probabilidad de un evento en particular, la estrecha correlación del modelo y las respuestas de los bebés reales. El estudio, que se publicó en  la revista Science, es el primer paso en un esfuerzo a largo plazo de “ingeniería inversa” cognición infantil mediante el estudio de los bebés a la edad de 3 -6,   y 12 meses, para planificar lo que saben sobre el mundo físico y social.

Los Dres. Tenenbaum  de MIT y el Dr. Luca Bonatti de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona son co-autores del artículo, la Dra. Elizabeth Spelke, profesora de psicología en la Universidad de Harvard, es pionera en demostrar que los bebés entienden los principios abstractos sobre el mundo físico.

El modelo comienza con los principios de cómo los objetos pueden comportarse en general y ejecuta simulaciones de los objetos en una determinada situación.

Un ejemplo es el siguiente: a bebés de 12 meses de edad se les  muestran cuatro objetos – tres azul, uno rojo, en un contenedor. Después de algún tiempo, el contenedor se cubre, y durante ese tiempo, uno de los objetos sale del contenedor a través de una abertura.

Si el contenedor se bloquea brevemente (0,04 segundos), los bebés se sorprenderán si uno de los objetos de la salida ha quedado en el recipiente, si la escena tarda más  (2 segundos), la distancia desde la salida se vuelve menos importante y se sorprenden  sólo si los objetos rojos, salen primero. En los tiempos intermedios, tanto la distancia a la salida y el número de objetos no  importa.

El modelo  predijo con exactitud en cuánto tiempo los bebés verían la salida (por el agujero), variando el número de objetos, posición en el espacio y tiempo de retraso. Esta es la primera vez que la cognición infantil se mide  con precisión  y sugiere que la razón por la que los niños mentalmente simulan escenarios  y averiguan resultados  es sobre la base de principios físicos.

El Dr. Tenenbaum y su equipo tienen planes para perfeccionar su modelo mediante la adición de otros principios físicos que los bebés parecen entender, como la gravedad o la fricción. Creemos que los niños son mucho más inteligentes. Ahora tenemos que hacer más experimentos para probar exactamente lo que saben.





Deja un comentario