La polifagia: necesidad excesiva de comer

Los términos “hiperfagia” y “polifagia” se refieren a alguien que se concentra nada más que en comer o que come en exceso antes de sentirse satisfecho

La necesidad de comer excesivamente ya sea en cantidad o durante varios periodos cortos, puede ser síntoma de enfermedades como diabetes e hipercolesterolemia, advierte la Dra.  Sandra Támez Rolón.

La jefa del Departamento de Nutrición y Dietética del IMSS en Jalisco, comenta que el trastorno de la alimentación conocido como polifagia, esta necesidad excesiva de comer puede estar asociada  a ansiedad y depresión, así como a otros factores, como bulimia o al síndrome pre-menstrual.

Señaló que este trastorno se relaciona con la ansiedad del paciente por comer a todas horas, incluso sin tener hambre; sin embargo, lo lleva a cabo de manera inconsciente, es decir no se da cuenta de que ingiere alimentos de manera compulsiva. Deja de percibir que está comiendo en exceso y generalmente acude a consulta con el nutriólogo o el médico familiar cuando presenta alguna problemática como obesidad o sobrepeso, diabetes, hipertensión, colesterol alto, entre otras afectaciones relacionadas con alimentación rica en calorías y vida sedentaria.

Destacó que la polifagia es relativamente común, en el área de Nutrición de las clínicas del IMSS, se diagnostican hasta siete casos en pacientes adultos, e incluso pediátricos.

La polifagia puede estar presente por periodos largos o registrarse de manera intermitente, es decir que por temporadas recurrentes el paciente la presenta.

La Dra. Taméz Rolón indicó que es necesario determinar la causa de la polifagia dado que ésta requiere de un manejo multidisciplinario. Una vez diagnosticada el área de Nutrición proporciona asesoría al paciente e incluso regímenes alimenticios de hasta cinco comidas al día para evitar que sufra de ansiedad por ingerir alimentos constantemente.

Se trata de un problema que  requiere atención médica, pues dejarlo pasar puede redundar en el desarrollo de patologías como las ya referidas, cuyas complicaciones se traducen en pobre calidad de vida, e inclusive con desenlace.

Deja un comentario