La clave para perder peso son las calorías, no la proteína ni los carbohidratos

Una dieta baja en calorías debe estar siempre avalada por un especialista, de esta forma aseguramos que contenga todos los nutrientes necesarios correspondientes a la persona, según su edad, sexo, y actividad

Controlar las calorías es el ingrediente principal para los diabéticos que buscan perder peso, .

Este estudio plantea dos mensajes claves, afirma el autor líder del estudio, el Dr. Jeremy D. Krebs, profesor de la facultad de medicina y ciencias de la salud de la Universidad de Otago en Wellington, Nueva Zelanda.

El primero es que no importa la dieta que se le sugiera a las personas, para ellas es extremadamente difícil mantener  los cambios respecto a su dieta habitual por mucho tiempo. Pero si pueden seguir una dieta rica en proteínas o rica en carbohidratos, pueden lograr una pérdida modesta de peso.

El Dr. Krebs dice que el primer mensaje da flexibilidad y permite a las personas elegir el método más adecuado para ellas e incluso cambiar entre dietas cuando se aburren.

El segundo punto es que las personas con diabetes, si pueden seguiran una de las dietas y alcanzar la pérdida de peso, obtienen beneficios en términos del control de su enfermedad y el riesgo cardiovascular.

El Dr. Krebs y colegas presentaron los resultados de su estudio en la reunión de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) en San Diego.

Para comparar los beneficios potenciales de dos métodos dietéticos populares, los autores dieron seguimiento a 300 mujeres y hombres con sobrepeso entre los 35 y 75 que estaban en un nuevo programa nutricional de dos años de duración.

Todos los participantes tenían un índice de masa corporal (IMC) mayor de 27, lo que quería decir que tenían un sobrepeso moderado, y todos sufrían de diabetes tipo 2.

Los investigadores asignaron a los participantes a uno de dos grupos, uno bajo en grasas y rico en proteína, y otro bajo en grasas y rico en carbohidratos.

Todos asistieron a sesiones grupales semanales lideradas por un nutriólogo. En los siguientes seis meses, las sesiones fueron mensuales.

Se midió el peso y la circunferencia de la cintura a los seis meses, al año y dos años después. También se evaluaron la función renal y los perfiles de lípidos (grasas en la sangre) de forma constante.

La ingesta calórica total se redujo, ambos grupos perdieron una cantidad parecida de peso y redujeron sus cinturas más o menos en la misma medida, encontraron los investigadores. Y para finales del periodo de dos años, ambos grupos tenían perfiles similares de grasas en la sangre.

El, Dr. Krebs y colegas concluyeron que su experimento con “personas reales” demostró que ambos métodos confieren beneficios similares, y que el factor principal responsable de la pérdida de peso sostenida es la reducción calórica en lugar de consumir muchos carbohidratos o muchas proteínas.

La moraleja es que para perder peso, lo importante son las calorías, no de dónde provienen las calorías. Hay que crear un déficit energético para poder perder peso, y eso sucede al reducir las calorías. Se ha demostrado una y otra vez.

Fuente: HealthDay

Deja un comentario