Interesante campaña contra la delgadez extrema

La medida de prohibir desfilar a las modelos que estén por debajo del índice de masa corporal establecido por la OMS, es contundente

La ciudad de Nueva York acaba de lanzar una campaña publicitaria sin precedentes para ayudar a las niñas a sentirse bien con sus cuerpos.

La campaña, la primera de este tipo en EUA, esta dirigida a las menores de entre siete y 12 años, que son objeto constante de un bombardeo mediático que las hace sentir preocupadas por su apariencia física a una edad cada vez más temprana.

Más del 80% de esas pequeñas de 10 años tienen miedo de ser gordas y en la escuela entre el 40 y el 70% de ellas no está contenta con dos o más partes de su cuerpo, citando varios estudios sobre el tema. “Soy una niña, soy bella tal como soy”, dice el mensaje que se ve desde esta semana en carteles de los autobuses, el metro y las cabinas telefónicas.

La campaña muestra a 15 niñas sonrientes y normales que representan la diversidad neoyorquina: blancas, hispanas, afroamericanas, asiáticas. Algunas juegan al baloncesto o al ajedrez, otras aparecen corriendo o con un libro en la mano.

Las frases cambian, pero insisten sobre las cualidades de las pequeñas. “Soy divertida, juguetona, audaz, fuerte, curiosa, inteligente, valiente, saludable, amistosa y atenta”, se lee junto a la foto de DeVoray, una robusta niña afroamericana de 12 años.

Un vídeo se podrá ver en los taxis equipados con video que circulan por la ciudad de Nueva York, precisó la directora del proyecto Samantha Levine, “Las niñas de Nueva York”, quien además comenta que Nueva York es una de las ciudades más diversas del país, con mujeres fuertes que triunfan en todos los sectores.

Se ha visto que las niñas, luchan con el problema de su propia imagen. Esto tiene consecuencias importantes en la salud pública: problemas alimentarios, de acoso, de abuso de alcohol, obesidad y relaciones sexuales precoces.

Si bien el 63% de las niñas reconoce que la imagen femenina proyectada por el mundo de la moda no es realista, el 60% dice que compara su cuerpo con el de las modelos y el 48% quisiera ser igual de delgada. Cerca de un tercio (31%) se alimenta mal o directamente se niega a comer para adelgazar, de acuerdo con informes de la alcaldía.

Esta campaña es importante para que se sientan bien con sus cuerpos pero también porque la falta de confianza en sí mismas y una imagen corporal negativa tienen verdaderas consecuencias para la salud.

Las niñas fotografiadas son todas de Nueva York,  hijas de empleados de la alcaldía o amigas de ellas. Fueron todas voluntarias, porque estaban motivadas por el mensaje de la campaña. La campaña tiene una duración prevista de cuatro semanas en los autobuses y las cabinas telefónicas y ocho semanas en el metro.

Además, se lanzará un programa piloto para mejorar la autoestima de las niñas en escuelas y mediante actividades extracurriculares en más de 75 establecimientos.

Deja un comentario