Guía para ser el amante ideal

Cuando hablamos de ser un “buen amante” nos referimos a amar correctamente a una mujer al punto de que no necesite de nadie más y que cuente cada minuto que falta para verte nuevamente.

A continuación los detalles que una mujer espera de un buen y sofisticado amante…..
•Un buen amante siempre se presenta a sí mismo como un hombre con un plan, ya sea para la cena, para el fin de semana, para un almuerzo o para una cita urgente a la hora del almuerzo en su departamento.
•Un amante sofisticado compra lencería a su amante y le pide que se la ponga para él.
•Lleva CDs a la casa de su pareja: música que lo inspire a la acción, conoce los tonos musicales que la provocan.
•Mantiene el sexo como un asunto privado, es una conspiración de placer para dos, y sólo para dos.
•Le trae a su mujer juguetes sexuales como pequeños regalos, y quiere probarlos lo más rápido posible.
•Conserva la etiqueta clásica como parte de su naturaleza: le abre la puerta del auto, en un restaurante, siempre le da el asiento con vista al salón, no a la pared. Le pregunta qué le gusta comer y luego ordena para ambos, maneja todo lo relacionado con la cena con un solo objetivo: hacerla sentir cómoda y satisfecha.
•Usa toda la tecnología disponible para seducirla cuando no están juntos.
•Un buen amante nunca pregunta los detalles del pasado de su pareja, y simplemente dice “no era la persona correcta para ti”. No investiga los detalles del pasado sexual  ni el número de amantes.
•Un amante sofisticado te desviste con una facilidad sensual, se quita la ropa con movimientos fluidos, puede pasar de “vestido” a “desvestido” en segundos y nunca lo verás en boxers y calcetines.
•Sabe cómo desabrochar el sostén o el top de la ropa de baño más difícil, desde la versión que se abrocha por adelante (juntar y hacia abajo) hasta la que se abrocha por atrás (empujar a los lados en direcciones opuestas hasta que se desabrochen y se suelten).
•Le dice a su amante con creatividad y con ardor qué le gusta de su cuerpo.
•No se queja de usar condón.
•Se abstiene de preguntas de lo obvio, o halagarse a sí mismo, con preguntas como “¿te estoy haciendo daño?” o “¿es muy grande para ti?”.
•Un buen amante muestra el repertorio sexual de la pareja, juntos. Lo hace como un trabajo de equipo en la búsqueda del clímax.
•Tiene un trato en el después -abrazos o un masaje suave- que también sirve en los juegos previos.
•Hace en la mañana la llamada de “después de”, sabiendo que  renueva la seducción.
Todo lo anterior esta muy fácil de hacer verdad??????????

Deja un comentario