Gimnasios al aire libre la nueva tendencia

El ejercicio al aire libre es una opción que favorece mejorar la condición física y el estado de ánimo.

Desde Caracas hasta Londres, pasando por Buenos Aires y Bogotá, decenas de ciudades en todo el mundo han comenzado a incorporar gimnasios gratuitos para adultos al aire libre en los espacios verdes de las ciudades.

La empresa Great Outdoor Gym Company fue una de las primeras en especializarse en los equipos que requiere un gimnasio de este tipo, la compañía se inspiró en el gobierno chino, pionero en la creación de estos espacios para el ejercicio en parques y plazas.

Para la gente que quiere hacer ejercicio, el costo y el acceso son las dos principales barreras, así que estas zonas recreativas eliminan dichos obstáculos y por eso se han vuelto tan populares.

Si la idea es estimular a la gente a hacer ejercicio, lo que hay que hacer es eliminar todos los obstáculos para que eso suceda. Los gimnasios al aire libre son espacios representan una ejemplo clásico de la teoría de pensamiento que en inglés se denomina “nudge thinking”. Esta teoría, que en español se denomina teoría del codazo y  se basa en la idea de que los seres humanos son, por naturaleza, perezosos y les hace falta que los guíen discretamente hacia el buen camino, para su propio bien y para el bien de la sociedad.

Este principio no trata de que la gente haga algo que no quiere hacer o de decirle a una persona lo que tiene que hacer, explica Richard Thaler, coautor del libro “Un codazo” (Nudge): El impulso que necesitas para tomar las mejores decisiones en salud, dinero y felicidad.

A las personas no les gusta que les digan lo que tienen que hacer por eso no responden bien a los consejos, aunque estos sean bien intencionados. Por esta razón, los gimnasios al aire libre pueden servir para que la gente realice actividad física y cumpla con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, que suelen sugerir hacer cerca de 150 minutos de ejercicio a la semana, sin sentir que se trata de una imposición.
Los aparatos de los gimnasios al aire libre están diseñados para que puedan usarlos personas de todas las edades. La idea es ubicar estos gimnasios en el camino de la gente. Por lo general se encuentran al lado de los juegos de los niños, para que los padres se sientan tentados por las máquinas mientras sus hijos juegan.

Incluso aquellos que no tienen niños pueden sentirse atraídos por los gimnasios cuando pasan por la plaza, camino a las tiendas o al trabajo.

Estando a la vista de todo el mundo, tienen la ventaja de atraer a un mayor número de personas.

Muchos de estos espacios de recreación para adultos están dirigidos a la población adulta, pero son aptos para usuarios de todas las edades.

En la primavera este espacio se transforma en una especie de evento social, donde cada uno ayuda al otro, estos espacios están más asociados con la idea de jugar y de realizar una actividad espontánea que no requiere mucha planificación ni organización.

Deja un comentario