Fatiga causada por quimioterapia se reduce caminando un poco

La fatiga es el efecto secundario más común o cambio no deseado en el cuerpo que reportan los pacientes que tienen tratamiento de quimioterapia

Las personas que finalizaron un tratamiento oncológico a menudo padecen fatiga, una revisión realizada en la Universidad del Oeste de Inglaterra, en Bristol, Inglaterra, de más de 30 estudios sugiere que salir a caminar o andar en bicicleta aumenta su nivel de energía.

El cansancio prolongado en estos pacientes se le atribuye no sólo al cáncer, junto con el dolor, sino también a los tratamientos, como la quimioterapia, comenta la Dra. Fiona Cramp quien dirigio el estudio. No se espera que los pacientes salgan a correr 1,5 km al día siguiente, algunos se sentirán tan bien que podrán salir a trotar o andar en bicicleta, y si pueden hacerlo, es maravilloso. Pero hay que alentarlos a comenzar poco a poco, esto es, una caminata de 20 minutos dos veces por día.

El equipo reunió los resultados de 38 comparaciones directas de 2.600 personas con fatiga asociada con el cáncer que participaron o no de un programa físico.

La mayoría de esas investigaciones incluyo a mujeres con cáncer mamario, el ejercicio incluía desde caminar o andar en bicicleta hasta entrenar con pesas o hacer yoga. Más de la mitad de los estudios habían incluido distintos ejercicios o los participantes podían elegirlos.

La “dosis” de ejercicio indicada fue de dos veces por semana a rutinas diarias, de entre 10 minutos y dos horas de duración. Al combinar los resultados, el equipo observó que la actividad física durante y después del tratamiento estaba asociada con un aumento de la energía. El ejercicio aeróbico (caminar o andar en bicicleta) reduce la fatiga más que el de resistencia.

Algunos de los pacientes hematológicos carecen de reservas para tolerar siempre el ejercicio aeróbico, su capacidad de transporte de oxígeno, a causa de la enfermedad y el tratamiento altera la cantidad de glóbulos sanguíneos. Para ellos, lo mejor es el ejercicio no aeróbico o en poca cantidad.

Una combinación de ejercicio moderado y terapia nutricional ayuda especialmente a las mujeres con cáncer mamario a reducir el riesgo de que reaparezca la enfermedad.

Fuente: The Cochrane Library

Deja un comentario