Estudian relación entre beber un copa diaria y envejecer bien

Las mujeres que beben una o dos copas de vino al día tienen 30% menos posibilidades de tener sobrepeso que aquellas que no lo toman

Las mujeres que suelen tomar una bebida alcohólica en las noches tienden a envejecer con una mejor salud que aquéllas que no toman nada o las que beben demasiado.

Parece existir una relación entre tomarse una copa cada noche y tener “una vejez exitosa” en términos de salud.
La bebida puede ser una cerveza, una copa de vino o una medida de licor, afirman  los investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, cuyos resultados fueron publicados en la revista PLoS Medicine.

El estudio, que involucró a 14.000 mujeres en EUA concluyó que las bebedoras moderadas tienen más probabilidades de llegar a los 70 años con buena salud que las mujeres abstemias o las que beben mucho.

El estudio mostró que las mujeres que beben poco a menudo tienen una mejor vejez que las que beben ocasionalmente, las que nunca beben o las que beben en exceso.

Por ejemplo, los investigadores encontraron que las mujeres de unos 55 años que beben entre 15 y 30 gramos de alcohol (una o dos bebidas) al día tienen 28% más probabilidades de lograr lo que el estudio llama una vejez exitosa, lo que significa, una buena salud general exenta de trastornos como cáncer, diabetes y enfermedad cardiovascular al cumplir los 70 años.

Y las mujeres que beben de 5 a 7 días a la semana tienen casi el doble de posibilidades de  lograr esa buena salud general en la vejez que aquéllas que se abstienen completamente.

Una cantidad moderada de alcohol puede ofrecer cierta protección contra la enfermedad del corazón, especialmente para las mujeres que están atravesando la menopausia. Pero es muy importante no excederse.

Otras investigaciones también han mostrado que el alcohol puede tener un impacto positivo en el organismo, por ejemplo reduciendo la resistencia a la insulina, la inflamación, el alto colesterol y otros procesos perjudiciales.

Beber demasiado no ofrece protección alguna al corazón, al contrario, puede causar daños en el músculo cardíaco, derrame cerebral e hipertensión.

Deja un comentario