Enfermedad de Darier es más recurrente en la niñez y adolescencia

La enfermedad de Darier afecta por igual a hombres y a mujeres, comienza habitualmente tras la pubertad, de forma típica en la tercera década de la vida

La dermatóloga adscrita al Hospital General de Zona 14 del IMSS, Dra.  Ana Rosa Alvarado Rivas, manifestó que la enfermedad Darier es más recurrente en la niñez y en la adolescencia.

La enfermedad de Darier se caracteriza por la aparición de pequeños granitos diseminados por diversas zonas del cuerpo como piel cabelluda, cuello, parte alta de la espalda, dorso de las manos y pliegues, la enfermedad de Darier es una patología de la piel que suele aparecer entre el primero y segundo decenios de la vida.

Es conocida como queratosis folicular, es una genodermatosis, es decir, que se desarrolla en personas con fallas en estructuras genéticas responsables de la formación de la parte más superficial de la piel, esto es, la capa córnea.

Hay una alteración genética que va a producir una queratinización epidérmica aberrante, esto es, una producción excesiva de queratositos en la capa córnea, que se manifiesta por endurecimiento en la piel y aparición de escamas.

En una enfermedad genética, no existe forma de prevenirla ni de curarla, pero con un adecuado apego al tratamiento y de acuerdo al grado de severidad, el paciente puede controlarla y pasar desapercibida.

Conforme la edad avanza la enfermedad empeora, aunque existen factores que tienden a exacerbarla como el hecho de rascarse, frotarse la piel, asolearse y hasta estresarse, esto al margen de si se trata de un niño, un adolescente o un adulto mayor.

En cuanto a la frecuencia de la enfermedad de Darier, es de uno en 100 mil, quien la padece tiene 25%  de probabilidades de heredarla, otro dato característico de la afección es a nivel de las uñas, son frágiles y con estrías longitudinales que van a dar áreas más gruesas en algunas zonas, sobre todo en las más cercanas a la base de la uña, junto a la piel de los dedos”.

Hay casos en que la enfermedad se extiende hacia mucosas, sobre todo en la región oral, se manifiesta por zonas que son ásperas: el paciente refiere como una sensación de lija al tocarlas con la lengua, y pueden aparecer placas blanquecinas que se depositan al interior de la boca, y  también del esófago.

El tratamiento generalmente se enfoca a lubricar la piel e incluye jabones cremosos, además de queratolíticos, esto es, soluciones que se aplican de manera tópica hechas a base de urea, ácido salisílico y retinoico, cuyo uso de alterna en función de la severidad, aunque hay casos en los que tan sólo con jabones suaves y una adecuada lubricación, pueden controlarse perfectamente.

Quien tiene la enfermedad debe acudir con el dermatólogo, es una piel especial, con mucha resequedad, con tendencia a engrosarse y es un profesional quien debe tratarla, nunca automedicarse.

Deja un comentario