Elaboran anestésico “revolucionario” a partir de algas de agua dulce

La anestesia es un acto médico controlado en el que usan fármacos para bloquear la sensibilidad táctil y dolorosa de un paciente, sea en todo o parte de su cuerpo

Científicos de Chile y Estados Unidos dijeron haber elaborado un nuevo anestésico que se obtiene a partir de algas de agua dulce y cuyo efecto prolongado, puede ofrecer importantes avances para la medicina.

Se trata de la neosaxitoxina, una sustancia que se logró producir en grandes cantidades por una empresa de biotecnológica, tras el cultivo y la purificación de microalgas cianofitas.

La investigación fue llevada a cabo por el Dr. Alberto Rodríguez Navarro, y un equipo académico del Hospital Infantil de Boston, EE.UU.

La sustancia fue probada con 137 pacientes a quienes se les extirpó, por vía laparoscópica, la vejiga biliar. De acuerdo a los investigadores, el estudio arrojó que las personas que recibieron este compuesto presentaron menos dolor en la etapa postoperatoria que quienes recibieron un anestésico convencional. La sustancia resulta clave para el tratamiento del dolor al actuar como bloqueadora de los canales de sodio.

Los científicos dicen que la neosaxitoxina puede bloquear el dolor durante un lapso de 24 a 48 horas por lo que puede servir como anestésico para una cirugía y como analgésico para el proceso inmediato de recuperación. Si los nuevos estudios confirman que la neosaxitoxina es segura y efectiva, entonces creemos que el mayor avance será el alivio más prolongado del dolor después de la cirugía

En los últimos 40 o 50 años, tras el desarrollo de la bupivacaína, sólo ha habido mejoras muy leves en los anestésicos locales utilizados para el alivio del dolor después de la cirugía, comenta el jefe del Servicio de Tratamiento del Dolor, el Dr. Charles Berde.

Los científicos señalan que, en las pruebas realizadas hasta el momento, los pacientes tratados con neosaxitoxina no presentaron reacciones adversas. Esto contrasta con los actuales anestésicos locales, que suelen perder su efecto después de ocho horas y frecuentemente hacen necesario el uso de analgésicos que pueden generar efectos secundarios, como náuseas, somnolencia o estreñimiento. Los anestésicos locales usados, tienen el riesgo de producir convulsiones y, más grave aún, cardiotoxicidad y paros cardíacos, comenta el presidente de la Sociedad de Anestesiología de Chile, Dr. Renato Chacón

Esta nueva droga no produce neurotoxicidad ni cardiotoxicidad, por lo tanto nos encontramos con algo que es de más larga duración, más efectivo, y que además reduce los dos principales riesgos de los anestésicos.

Si efectivamente funciona, significaría una revolución, pues la práctica clínica a nivel mundial se enfocará a esta nueva droga.

Después de eso, el plan es realizar estudios adicionales en pacientes sometidos a diferentes tipos de cirugía para caracterizar mejor la dosificación, el grado de beneficio, los riesgos y el ideal de neosaxitoxina a utilizar en diferentes situaciones clínicas y para diferentes grupos de pacientes.

Podrían pasar algunos años antes de que la sustancia se pueda usar como fármaco, pero los investigadores se muestran muy optimistas. Cuando se industrialice va a ser a través de una gran compañía internacional que comprará la patente.

Deja un comentario