El reloj biológico de los hombres

Con la edad aumenta la fragmentación del ADN de los espermatozoides, se reduce su calidad y su capacidad para ir en línea recta, disminuyendo la fertilidad.

En lo que a reproducción se refiere, no sólo las mujeres deben preocuparse por el paso del tiempo. Las posibilidades de que un hombre tenga un hijo también disminuyen con el paso de los años, afirman científicos, encabezados por la Dra. Paula Fettback del Centro Huntington de Medicina Reproductiva en Brasil.

Después de los 41 años las posibilidades de concebir disminuyen, asegura el estudio.
La investigación encontró que entre los 41 y los 45 años las probabilidades disminuyen 7% cada año. Después de los 45 años la posibilidad de convertirse en papá disminuye drásticamente.

El estudio analizó el resultado de 570 tratamientos de fertilización in vitro (FIV) llevados a cabo entre marzo del 2008 y abril del 2011. Para asegurarse de que la edad de la mujer no tenía un impacto en el estudio la investigadora sólo incluyó casos donde los óvulos habían sido donados por mujeres sanas y jóvenes.

Los resultados mostraron que la edad de los hombres involucrados que no habían logrado concebir era significativamente mayor que aquéllos que sí lograron tener un bebé.

La edad promedio de los hombres cuyas parejas fueron sometidas a la FIV era 41 años. Pero la edad promedio de aquéllos que no tuvieron éxito en el tratamiento fue 45 años.

En análisis posteriores los científicos confirmaron que cuando el hombre tenía 41 años la pareja mostró 60% de probabilidades de embarazarse, pero cada año después de esa edad la probabilidad se reducía 7%.

“Por supuesto que no es igual que en las mujeres, pero eso no significa que los hombres pueden esperar para siempre para tener hijos”.

Y recomienda a los varones que si a los 45 años no han tenido hijos, es momento de comenzar a considerar si van a querer o no.

La conclusión es que en lo que a reproducción se refiere, es necesario tomar en cuenta el avance de dos relojes biológicos y no sólo el de la mujer.


Deja un comentario