Dormir poco aumenta el riesgo de ser obeso

Lo falta de sueño afecta la salud no sólo incrementando la incidencia de ciertas enfermedades como: La diabetes, la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, disminuyendo la concentración, la energía, alterando el comportamiento y las emociones lo que afecta negativamente la calidad de vida

El libro “Obesity”, que presenta la Fundación Lylly, en el que participaron más  de 30 investigadores internacionales y que da a conocer las últimas investigaciones sobre la obesidad, desde sus causas hasta su prevención y tratamiento.

La obra expone que ante largos periodos de privación de sueño, se observa un cambio hormonal que aumenta el apetito y la ingesta de calorías.

Además, los estudios realizados en bebés indican que aquellos que duermen menos de 12 horas diarias (incluyendo la noche y las siestas diurnas) incrementan la adiposidad y las posibilidades de padecer sobrepeso a los 3 años.

El Dr. José María Ordovás, director del Laboratorio de Genómica y Nutrición de la Universidad de Tufts (Boston) y colaborador científico del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, comenta que nuestro estilo de vida actual, que incluye no solo la alimentación, sino también la actividad física y el sueño, nos conducen de una manera lenta pero segura hacia la obesidad

Los expertos que han participado en el libro califican el actual ambiente en el que nos desenvolvemos como “obesogénico”, por lo que insisten en la importancia de volver a los hábitos de vida saludable, también que cada vez son más las evidencias que señalan la relación entre el periodo prenatal y el riesgo de obesidad. En el útero el bebé detecta el ambiente externo y su fisiología lo interpreta y lo prepara para unas condiciones exteriores tras el nacimiento de mayor o menor estrés metabólico y psicológico, también la obra pone de relieve que la lactancia materna es un factor protector frente al posterior desarrollo de la obesidad.

Deja un comentario