Descubren cómo se extiende el cáncer

Las células cancerosas se contraen como músculos para forjarse un camino al resto del cuerpo

Científicos del Instituto de Investigación contra el Cáncer del Reino Unido encabezados por el profesor Chris Marshall, descubrieron cómo las células cancerosas salen de los tumores a “codazos” para extenderse por el cuerpo, con lo que se podría abrir una nueva estrategia para evitar la metástasis, esto es, que el cáncer se extienda a otros órganos.

La investigación, se publicó en la revista científica Cancer Cell, y asegura haber detectado una proteína, identificada como JAK, que ayuda a que las células cancerígenas generen la fuerza que necesitan para “moverse”.

Las células cancerosas se contraen como músculos para forjarse un camino al resto del cuerpo.

Cuando las células malignas afectan a otros órganos, la metástasis, se hace más difícil el tratamiento, pues permite la aparición de tumores secundarios.

Se estima que el 90% de las muertes asociadas al cáncer ocurren después de la metástasis.

El Instituto de Investigación contra el Cáncer del Reino Unido considera que el estudio aporta nuevos datos para entender la forma en que el cáncer se expande.

Los científicos del Instituto de Investigación del Cáncer del Reino Unido, que trabajaron sobre los procesos de migración del melanoma (cáncer de piel) determinaron que las células se mueven en dos formas, una es abriéndose paso casi como a codazos para salir de un tumor. La otra es aprovechando que el tumor en sí puede formar corredores para que esas células escapen.

Descubrir cómo el cáncer pueden canalizar ranuras a través de los tejidos para salir de los tumores primarios y afectar a otros órganos da a los científicos nuevas herramientas para entender cómo pararlo: literalmente, atravesándose en su camino.

El Dr. Marshall, dijo que ambos procesos son controlados por el mismo componente químico, hay algo común: la fuerza que usan se vale del mismo mecanismo, la misma molécula llamada JAK, sin embargo, investigaciones previas habían vinculado a JAK con la leucemia, por lo que algunos medicamentos ya están siendo desarrollados para combatirla.

El estudio sugiere que esos medicamentos también pueden frenar la expansión del cáncer.

La prueba llegará cuando se empiece a ver si alguno de estos agentes logra detener la metástasis, se podrán hacer pruebas clínicas en los próximos tres años.


Deja un comentario