Cuidado con los rellenos contra las arrugas

Se ha registrado un 70% de aumento en los efectos colaterales principalmente por los rellenos contra las líneas de expresión.

Las reacciones adversas a las terapias estéticas están en constante aumento, con un incremento del 70 por ciento en los pedidos de corrección de operaciones previas, según datos del Observatorio Dermoplástico de la Sociedad Internacional de Dermatología Plástico-Regenerativa y Oncológica (ISPLAD).

“En el 10 por ciento de estos casos se trata de granulomas, que pueden manifestarse como hinchazón o secreción de pus peroafortunadamente se curan, dejando a veces solo algunas cicatrices”, dijo Antonino Di Pietro, Presidente del ISPLAD.

“Los causantes son los ‘fillers’ o rellenos, lo más usado en las terapias antiedad, que están representados principalmente por materiales en forma de gel, inyectados para rellenar las arrugas del rostro”, explicó. “Entre ellos el más difundido es el ácido hialurónico, que de por sí es seguro y bien tolerado ya que resulta biocompatible, pero que puede ser tratado con aditivos para aumentar la duración de los resultados”, agregó.

Habitualmente son precisamente estas sustancias, llamadas “reticulantes” (como el gluteraldeído o el BDDE, un agente químico) las que provocan reacciones alérgicas. “Cuando se va al médico para colocarse un relleno siempre hay que verificar que se trate de ácido hialurónico puro. Sería mejor incluso hacerse entregar la etiqueta del frasco, que tiene la fecha de caducidad y el número de lote, para que en caso de presentar alguna reacción adversa, se conozca con exactitud la procedencia del producto”, explicó el dermatólogo.

Otra causa de hinchazones anómalas puede ser el uso de rellenos permanentes. “Si por un lado algunas sustancias como la silicona líquida están prohibidas desde hace años, otras como el metacrilato todavía están permitidas en todo el mundo”, subrayó el especialista. “Sin contar con que la reacción adversa puede producirse incluso años después: a veces se manifiesta después de haber inyectado ácido hialurónico en una zona que no se sabía tratada previamente con un material no reabsorbible. Pueden desencadenarse incluso reacciones que requieran intervenciones quirúrgicas”, concluyó.

Los personajes del espectáculo lo saben bien: desde Isabelle Adjani a Courteney Cox y Meg Ryan, muchas mujeres son víctimas de la silicona, inyectada en dosis tan grandes, que luego resulta difícil de quitar.

Recientemente, la actriz Kate Winslet fundó la Liga Británica Anti Cirugía, a la que se adhirieron Rachel Weisz y Emma Thompson, en defensa de la belleza natural del rostro y contra todos los retoques que quitan expresividad al rostro, recurso fundamental para un actor.

(

Deja un comentario