Cuidado con el abuso de la resonancia magnética

Un estudio relaciona el abuso en la exposición a la resonancia magnética con defectos de la memoria.

La exposición a campos magnéticos generados por los aparatos de resonancia magnética, podría reducir las habilidades mentales de las personas, según un nuevo estudio.

Los efectos fueron más notables en las tareas que requerían niveles altos de memoria para trabajar, lo que podría tener implicaciones para los cirujanos y otros miembros del personal médico que trabajan cerca de los aparatos de resonancia magnética.

El estudio aparece en la edición en línea del 29 de agosto de la revista Occupational and Environmental Medicine.

Junto con las ondas de radio, la resonancia magnética utiliza potentes campos magnéticos para obtener imágenes detalladas del cerebro y de la médula espinal. Para crear una imagen de resonancia magnética se utilizan tres tipos de campos magnéticos: estático, de gradiente alternante y de radiofrecuencia.

Incluso cuando no se están tomando imágenes, el campo magnético estático está presente.

Treinta voluntarios completaron el estudio. Todos fueron expuestos a un campo magnético del aparato de resonancia magnética de cero, 0.5 (medio) y 1 (alto). Cada exposición se hizo con un intervalo de una semana. Tras cada exposición, los voluntarios realizaron doce tareas mentales cronometradas para evaluar los tipos de habilidades mentales que un cirujano u otro profesional de la atención de la salud podría utilizar dentro del área de un aparato de resonancia magnética.

Los resultados mostraron que las exposiciones medianas y altas al campo magnético estático tenían un efecto significativo sobre funciones generales como la atención, la concentración, y la conciencia visual y espacial.

Tras las exposiciones medianas y altas, los voluntarios tardaron de 5 a 21 por ciento más para completar tareas mentales complejas, que dependen de la memoria para trabajar.

“Las implicaciones exactas y los mecanismos de estos sutiles efectos sobre no están claros”, escribieron el profesor Hans Kromhout, de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos, y  sus colegas.

Anotaron que la introducción de máquinas de resonancia magnética cada vez más potentes ha aumentado los niveles de exposición a los campos magnéticos tanto de los pacientes como del personal médico.

“Hasta la fecha, se han evaluado las dudas sobre la salud y la seguridad sobre todo en el paciente, pero las consecuencias posibles son de particular importancia para los profesionales… los limpiadores y los ingenieros de los aparatos de resonancia magnética, dado que están expuestos repetitivamente a los campos magnéticos estáticos”, anotaron los investigadores.

Aunque el estudio encontró una relación entre la exposición a la resonancia magnética y una memoria para trabajar  más lenta, no demuestra que exista una relación de causa y efecto.

Deja un comentario