Comer tierra o Geofagia

Comer tierra o geofagia

La ingestión intencionada de tierra es un fenómeno muy conocido, su función todavía es objeto de debate, algunos estudios sugieren que esta práctica ayuda a absorber toxinas de la dieta y provee sustancias minerales como el sodio

La idea de comer tierra o geofagia, puede resultar poco apetitosa para la mayoría de personas. Sin embargo, esta  práctica tiene una larga historia y hay quienes  podrían en realidad considerarla saludable.

El análisis de la investigación sobre el tema encuentra que comer tierra, o “geofagia”, podría proteger al organismo contra invasores como los gérmenes y los parásitos.

Hace miles de años que las personas comen tierra, algo que se ha reportado en casi todos los países, según  la líder del estudio la Dra. Sera Young, investigadora de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York. De hecho, comer tierra o geofagia se ha reportado en todos los continentes habitados y en casi todos los países.

Pero, ¿por qué algunas personas sienten el deseo de incluir tierra en su dieta? ¿Es por nutrición? ¿Por hambre? ¿Por enfermedad mental?

La Dra.Young y su equipo examinaron más de 480 informes culturales sobre comer tierra, y buscaron patrones. Encontraron que la gente come tierra (normalmente después de hervirla) incluso cuando la comida abunda. En cuanto a la nutrición, la forma más típica de tierra que se consume, un tipo de arcilla, no es rica en minerales. De hecho, la arcilla ingerida puede impedir la absorción de nutrientes en el tracto digestivo.

Los investigadores creen que la mejor respuesta es que la tierra podría ejercer un efecto protector contra parásitos y patógenos. La geofagia es más común en las mujeres al principio del embarazo. También ocurre en preadolescentes. Y es que ambas categorías de personas son particularmente vulnerables a parásitos y gérmenes.

¿Dónde suelen comer tierra?

El hecho de que comer tierra sea más común en climas tropicales refuerza la teoría, pues los patógenos alimentarios son más comunes. Ahí con frecuencia la gente busca tierra para comer cuando tiene algún tipo de problema gastrointestinal.

Lo más importante es que  los lectores concuerden en que ha llegado el momento de dejar de considerar a la geofagia como un error extraño y no adaptativo del paladar. Con estos datos, está claro que comer tierra o geofagia es una conducta común en los humanos que ocurre tanto en etapas vitales vulnerables como cuando se enfrentan condiciones ecológicas que requieren de protección.

El estudio aparece en la edición de junio de la revista The Quarterly Review of Biology.

Fuente: University of Chicago

Deja un comentario