Cólera

El cólera es una infección que provoca una intensa diarrea capaz de matar a un individuo en horas.

El cólera es una infección del intestino delgado que ocasiona una gran cantidad de diarrea acuosa. El cólera es causado por la bacteria Vibrio cholerae. La bacteria causante del cólera libera una toxina que ocasiona un aumento de la secreción de agua en los intestinos, lo cual puede producir diarrea profusa.

El cólera ocurre en lugares con condiciones sanitarias deficientes, hacinamiento, guerra e inanición. Las personas contraen la infección ingiriendo agua o alimentos contaminados, un tipo de bacterias vibrio ha sido asociado con mariscos, especialmente ostras crudas.

Los factores de riesgo son: a exposición al agua para beber contaminada o sin tratamiento, residir en o viajar a áreas donde hay cólera.

Los síntomas  son: cólicos abdominales, membranas mucosas secas o resequedad en la boca, piel seca, sed excesiva, ojos vidriosos o hundidos, ausencia de lágrimas, flojera, baja producción de orina, náuseas, deshidratación rápida, pulso rápido (frecuencia cardíaca), fontanelas (“puntos blandos en el cráneo de los bebés”) hundidas en los bebés, somnolencia o cansancio inusuales, vómitos, diarrea acuosa que empieza súbitamente y es muy intensa. Hay que destacar que los síntomas pueden variar de leves a severos.

Los exámenes que se pueden hacer son: Hemocultivo (cultivo de la bacteria en la sangre) y  coprocultivo (cultivo de la bacteria en la materia fecal).

El objetivo del tratamiento es la reposición de líquidos y electrolitos perdidos a través de la diarrea. Dependiendo del estado del paciente, se  pueden administrar líquidos en forma oral o a través de una vena. Los antibióticos pueden acortar la duración de los síntomas de la enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha desarrollado una solución rehidratante oral que es más barata y más fácil de usar que el típico líquido intravenoso. Esta solución de azúcar y electrolitos se está utilizando ahora a nivel internacional.

La deshidratación severa puede ocasionar la muerte. La gran mayoría de los pacientes puede lograr una recuperación total si se les suministra líquidos adecuadamente.

Los viajeros siempre deben tomar precauciones al beber agua o ingerir alimentos, incluso quienes están vacunados.

No se recomienda la administración masiva de antibióticos porque no surte efecto sobre la propagación del cólera y contribuye a producir resistencia bacteriana.

Deja un comentario