Cirugía de cruce duodenal, para bajar de peso

El cruce duodenal es un procedimiento de cirugía que altera el tracto gastrointestinal limitando la absorción de nutrientes en el intestino delgado.

Una cirugía para la obesidad poco utilizada, permitiría adelgazar mucho más que el popular, bypass gástrico, pero a cambio de tener más riesgos en el largo plazo.

El Dr. Torgeir T. Sovik, de la Universidad de Oslo, en Noruega, y su equipo, estudiaron a 60 obesos mórbidos, a los que al azar se les realizó un bypass gástrico o un cruce duodenal. A los dos años, los pacientes con cruce duodenal habían adelgazado más 23 kilogramos más en promedio que el otro grupo.

En general, los dos grupos adelgazaron: alrededor de 50 kg con el bypass gástrico y 73 kg con el cruce duodenal. Pero esa diferencia fue a cambio de tener el doble de complicaciones.

El 62%  de los 29 pacientes tratados con cruce duodenal tuvo problemas como dolor abdominal, vómitos, diarrea y obstrucción intestinal. Y varios sufrieron de malnutrición prolongada, algo que no se observó en el grupo asistido con bypass gástrico.

El cruce duodenal no es un procedimiento muy utilizado. Un estudio del 2008 reveló que no supera el 1 %  de las cirugías bariátricas de Estados Unidos y el 5 % de Europa.

La técnica suele reservarse para los pacientes “súper obesos”, con un IMC de 50 o superior, aunque algunos cirujanos la utilizan en pacientes no tan obesos. Dado que puede tener más efectos adversos, sólo deberían utilizarla equipos muy entrenados y en pacientes seleccionados cuidadosamente, con un seguimiento muy preciso.

La reducción del peso con ambos procedimientos mejora o revierte las enfermedades asociadas con la obesidad, como la diabetes, la apnea del sueño y la artritis de rodilla.

Los participantes del estudio eran bastante saludables a pesar de tener un IMC de 50 o más (se considera peso normal un índice de entre 18,5 y 24,9).

A los dos años, el grupo con cruce duodenal tenía mejores niveles de colesterol, aunque los valores iniciales de ambos eran casi normales.

En Estados Unidos, donde  220.000 personas se realizaron una cirugía para adelgazar en el 2009, el bypass gástrico es la operación más frecuente. Tanto el cruce duodenal como el bypass gástrico pueden causar deficiencias nutricionales en el largo plazo y los pacientes necesitan suplementos para compensarlas.

En el estudio, tres de los 29 pacientes con cruce duodenal desarrollaron malnutrición proteica; dos tuvieron ceguera nocturna y uno sufrió de una deficiencia de hierro grave y recibió infusiones de hierro.

Los expertos suelen recomendar la cirugía para toda persona con un IMC de 40 o superior; es decir, para un hombre con por lo menos 45 kg de más o una mujer con 36 kg de sobrepeso.

El equipo del Dr. Sovik opina que se necesitan más estudios para determinar si el cruce duodenal mejora o no la salud de los pacientes con obesidad mórbida y les prolonga la vida. Las conclusiones del estudio se publicaron en la revista médica Annals of Internal Medicine.



Deja un comentario