Cirugía de cambio de sexo

Cirugía de reasignación de sexo se refiere a los procedimientos quirúrgicos mediante los cuales se modifican las características sexuales físicas de una persona para que parezcan del sexo opuesto a su sexo de nacimiento

El término cambio de sexo se refiere a las cirugías de reconstrucción genital que se aplican en personas transexuales para adecuar la apariencia y metabolismo de su sexo biológico a su género psicológico.

El término clínico adecuado para referirse al cambio de sexo es cirugía de reasignación de sexo. El término «cambio de sexo» es poco preciso ya que el sexo en los seres humanos se presenta como un hecho en el cual se integran e interactúan diversos elementos íntimamente vinculados, es así que al factor representado por lo biológico, deben sumarse otros elementos de igual importancia como lo son el psicológico y el perfil socio-jurídico.

Desde el punto de vista científico se identifican hasta seis elementos que en su conjunto configuran la posición que desde el punto de vista sexual tiene una persona:

1.El dato cromosómico, constituido por un patrimonio celular heredado en el instante de la concepción y que consiste en 23 pares de cromosomas, 22 de los cuales son comunes a ambos sexos
2.Los caracteres sexuales gonádicos, condicionados por lo cromosomático, representados por ovarios o testículos
3.Los caracteres hormonales
4.Los elementos genitales, representados por los caracteres externos que permiten una primera definición a efectos registrales
5.Los elementos anatómicos o caracteres sexuales secundarios
6.El elemento psicológico (cerebral), cuya importancia es fundamental y es el resultado de vivencias, de sentimientos profundos que determinan manifestaciones típicas atribuibles a uno u otro sexo
La importancia muy decisiva de la orientación psíquica se muestra en el hecho de que la psiquiatría, el psicoanálisis, la psicología y la psicoterapia, son impotentes para mudar la inclinación mental y adecuarla a los atributos físicos. Este tratamiento psiquiátrico falla sistemáticamente, solo resta la solución inversa que es adaptar el cuerpo a la mente.

Es por ello que más que una terapia  que ocurre es una estabilización y definición necesaria, para volver a asociar el conjunto con sus componentes elementales, devolviendo la armonía a todos los caracteres físicos y psíquicos. 

El consumo de hormonas sintéticas (estrógenos sintéticos) o de origen orgánico (estrógenos naturales), permiten que las carácteristicas físicas se alteren para cualquiera de los dos sexos. En el caso de los hombres, si se consumen hormonas femeninas la grasa se redistribuye hacia caderas y pechos, la forma del rostro cambia y los rasgos físicos se feminizan. En el caso de las mujeres que consumen hormonas masculinas, estas desarrollan barba en el rostro, se intensifica la cantidad de vello corporal, aumenta la masa muscular y las facciones se tornan más bruscas. Normalmente, la hormona masculina testosterona es inyectada pues puede causar daño a ciertos órganos si se consume por vía gástrica.

La mayoría de las personas que se someten a cirugías de reasignación genital  tendrán uno o varios procedimientos quirúrgicos durante su vida relacionados con su transición de género. Sin embargo, es importante destacar que muchosno se someten a las siguientes cirugías dado a consideraciones económicas, de salud o personales. En la actualidad la mayoría de las cirugías relacionadas con la transición de género no están cubiertas por las compañías de seguros, por lo que los costos pueden ser prohibitivos para muchos de ingresos bajos o fijos.

La cirugía  está dividida generalmente en tres grupos principales:

Cirugías de reconstrucción del pecho (también descritas como de “contorno de pecho masculino”);
Hicterectomía y Ooforectomía (remoción del útero y los ovarios, respectivamente); y
Cirugías de reconstrucción de genitales.
Dentro de tales categorías existen diferentes tipos de procedimientos y métodos quirúrgicos.

Metoidioplastía (término quirúrgico que indica “cambio a lo masculino”). La metoidioplastía es un procedimiento quirúrgico desarrollado en los años 70- aprovecha el hecho de que el tratamiento previo con testosterona ocasiona típicamente que el clítoris se desarrolle más. La cantidad de crecimiento clitoral varía de individuo a individuo, pero no es poco común ver un incremento en tamaño de la longitud de un dedo pulgar. Cortando el ligamento que sostiene al clítoris en posición debajo del hueso púbico, además de retirando parte del tejido circundante, el cirujano puede crear un pene pequeño del clítoris alargado. Es por esto que a la metoidioplastíase se le conoce como una “liberación del clítoris”.  A fin de mejorar el resultado, se puede remover grasa del área púbica y la piel puede ser jalada haciaarriba para llevar el falo aún más hacia adelante.

La metoidioplastía puede también involucrar la creación de un escroto (escrotoplastia) por medio de la inserción de implantes testiculares dentro de los labios mayores y luego uniendo los dos labios para crear un saco escrotal. Esto se realiza usualmente en dos fases; en la primera, se insertan expansores de tejido en los labios a fin de agrandar gradualmente la piel como preparación para la inserción de implantes testiculares permanentes en una segunda fase. Algunos cirujanos pueden insertar los implantes enuna primera fase y unir los dos labios en una segunda.

La metoidioplastía puede además involucrar un procedimiento de estiramiento uretral para permitir al paciente orinar a través del pene mientras está de pie. El cirujano puede emplear tejido del área vaginal o de las mejillas para crear una extensión uretral. Usualmente se coloca un catéter dentro de la extensión uretral por 2-3 semanas mientras el cuerpo sana y se adapta. Dependiendo del cirujano y los deseos/expectativas del paciente, la cavidad vaginal puede o no ser cerrada o removida (procedimiento conocido como “vaginectomía” o “vaginoplastia”). A menudo la vaginectomía se realiza en conjunto con la escrotoplastia y/o la extensión uretral.

Deja un comentario