Antibiótico natural que combate cepas de tuberculosis

La resistencia a los medicamentos aparece como consecuencia del uso indebido de los antibióticos al tratar con ellos a pacientes afectados de tuberculosis farmacosensible

Según una investigación realizada en el Instituto Global de la Salud de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, el Dr. Stewart Coley su equipo de científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, la piridomicina es un producto natural que logra eliminar el bacilo de Koch o bacteria “mycobacterium tuberculosis”, principal responsable de la mayor parte de los casos de tuberculosis y en algunos casos resistente a antibióticos usados tradicionalmente.

 Un antibiótico natural la piridomicina, ha abierto una nueva vía de investigación para luchar contra las cepas de tuberculosis resistentes a los tratamientos habituales, especialmente aquellas que recientemente han afectado a Norteamérica, Sudáfrica y Rusia.

Este tratamiento natural inhibe una enzima vital de la misma manera que los mejores antibióticos corrientes, pero de una forma suficientemente diferente como para lograr combatir las cepas resistentes a los antibióticos corrientes, asegura el Dr. Cole.

El investigador manifestó que se ha redescubierto un viejo antibiótico, extraído de un microbio presente en el suelo, que jamás había sido desarrollado, pero que puede combatir las cepas sensibles y resistentes a los tratamientos farmacológicos de la tuberculosis.

En este sentido, comenta que la estrategia de reconsiderar viejos antibióticos que ayuden a encontrar nuevas pistas para combatir enfermedades parece ser eficaz.

Lo más alarmante de la tuberculosis, que mata cada año a 1,4 millones de personas, especialmente en Asia y África, es que varias cepas sean totalmente insensibles a los tratamientos disponibles actualmente y limiten la esperanza de vida de las personas que la padecen.

Este nuevo antibiótico natural sustituiría tratamientos como la isoniazida, que ha perdido su estatus al dejar de ser efectivo para algunas de las cepas resistentes de la tuberculosis y obligar a los enfermos a recibir tratamientos de una duración muy prolongada.

Tanto la isoniazida como la piridomicina atacan a la producción del ácido micólico de la bacteria de la tuberculosis, que es un compuesto graso presente en la pared celular de la bacteria que la protege de las agresiones de los medicamentos tradicionales.

Esta sustancia grasa ayuda a la bacteria a sobrevivir a tratamientos farmacológicos de corta duración e incluso la esconde al sistema inmunológico.

La diferencia entre el tratamiento sintético y la piridomicina, es que éste último ataca a la bacteria de la tuberculosis en los casos en que se ha vuelto resistente a la isoniazida.

Deja un comentario